Grant Morrison se despide de Batman con un ensayo

Grant Morrison

Con el polémico Batman, Incorporated Nº 8 en las tiendas esta semana, y con solo cuatro números para que termine la etapa de Grant Morrison en la serie y en los cómics de Batman en general, el blog de DC The Source ha publicado un ensayo del guionista sobre su aclamada etapa de seis años escribiendo al Caballero Oscuro. En el texto, que os dejamos completo y traducido a continuación, hay ciertos detalles sobre los eventos ocurridos en los cómics, así que tened cuidado con la posible revelación de spoilers.

Poco sospechaba cuando acepté la tarea de escribir a Batman en 2006 que acabaría pasando los siguientes seis años escribiendo la historia de cómics continuada más larga que he hecho nunca. Pensaba que había dicho la mayoría de lo que tenía que decir sobre el personaje con Arkham Asylum, Gothic y las apariciones de Batman en JLA. Claramente, estaba equivocado.

El discurso inicial era para 15 números con Batman R.I.P., pero pasó algo durante el camino, mientras investigaba su rica historia, que hizo que me fascinase la idea de que todas las historias de Batman eran de algún modo verdaderas y biográficas, desde la salvaje, joven y popular «imagen rara de lo oscuro» de sus primeros años, pasando por la sonriente figura paterna de los años 40 y el cruzado psicodélico de los 50, el superhéroe detective de los 60, el aventurero de pelo en pecho de los 70, hasta el vigilante brutalmente físico de los 80 y el solado paranoico y gruñón de los 90.

Abordando toda su historia publicada como la historia de su vida, fui capaz de comprender a Batman desde un ángulo diferente y el personaje multifacético que se reveló se convirtió en el sujeto de mi historia.

¿Cómo debería ser, de forma realista, un hombre como este? Este era un hombre que había salvado incontables vidas, se había enfrentado a innumerables peligros e incluso había evitado la destrucción del propio mundo. Era un maestro de las artes marciales, la meditación, la deducción, el yoga y los grandes negocios. Era un hombre que había domesticado y dominado a sus demonios y había convertido una tragedia personal en una incansable cruzada humanitaria.

Tomarse a ese hombre en serio significo que tuve que tirar algunos de las ideas aceptadas sobre Batman como un semi-trastornado, esencialmente un solitario sin humor que luchaba contra la furia y la culpa. La totalidad de su historia y sus logros hicieron que esa interpretación pareciera limitada y poco convincente, así que en su lugar, mi Batman era un verdadero superhéroe a la altura de sus poderes y en la cima de sus habilidades, rodeado por una red de amigos y socios, todos ellos inspirados por su liderazgo.

Elegí construir mi historia alrededor del trauma básico, el asesinato de sus padres, que reposa en el corazón del génesis de Batman. Me parecía que había una parte de Bruce Wayne que estaba resentida con sus padres por haberle dejado, y especialmente resentida con su padre por no ser Batman esa noche, así que el principal villano era un arquetipo de figura paterna mala en la forma del Dr. Hurt y una madre oscura en la forma de Talía, nuestro villano para los últimos capítulos de la historia.

Este tema principal de familias dañadas y arruinadas era aquí más evidente que en la creación de Damian, el primer ‘hijo de Batman’ que se conoce en el catálogo. En muchos aspectos, esta ha sido la historia de Damian tanto como la historia de Bruce Wayne, y es una historia que tenía su final planeado desde hace mucho tiempo, ¿qué hijo podría esperar alguna vez reemplazar a un padre como Batman, que nunca muere?

Y así, vía Batman, Batman y Robin, El Regreso de Bruce Wayne y Batman Inc. esta historia épica ha alcanzado finalmente su final.

Gracias a todos los dibujantes que ayudaron a realizar la historia, Andy Kubert, JH Williams, John Van Fleet, Tony Daniel, Ryan Benjamin, Lee Garbett, Frank Quitely, Philip Tan, Cameron Stewart, Andy Clarke, Frazer Irving, Scott Kolins, Chris Sprouse, Ryan Sook, Yanick Paquette, Georges Jeanty, David Finch, Scott Clark y, por supuesto, Chris Burnham.

Gracias a los entintadores, coloristas y rotulistas, y a mis infatigables editores.

Gracias a los lectores que se unieron a la diversión y contribuyeron a los provocadores debates y los análisis de la red.

 

Finalmente, la conclusión está aquí, quedando solo cuatro números más. Cuatro números que llevan a Batman a lugares oscuros que nunca ha visitado antes. Cuatro números y he terminado, mientras que el propio Batman continúa en aventuras futuros aún inimaginables. Él aún estará aquí mucho después de que yo haya muerto y sea olvidado, mucho después de que todos nosotros hayamos ido y venido, habrá Batman. Ha sido un placer y un privilegio pasar tanto tiempo en compañía de uno de los personajes más grandes de la cultura popular, pero va a ser raro despertarse y no tener la voz calmada,  imponente y ligeramente cínica de Bruce Wayne en mi cabeza.

Batman para siempre…

– Grant

Escocia, Diciembre 2012.