Superman en nuestras vidas. Capítulo 1: El cine

Un estreno de una película de Superman no se produce todos los días. Además, los fans sentimos una especie de deuda que tienen pendiente con nosotros tras la última entrega cinematográfica del personaje, una Superman Returns que, aunque a algunos nos gustó, no se puede negar que le faltó un poco de muchas cosas. Es por ello que esperamos con ansia El Hombre de Acero, y mientras tanto, para amenizar, vamos a hacer un repaso por toda la historia del personaje en el cine, pero también en los videojuegos y, cómo no, en los cómics.

Para este mastodóntico repaso, hemos contado con la ayuda de un par de compañeros de Hobby Consolas, Daniel Quesada y Jesús Delgado, que se han encargado de las partes de videojuegos y cine, respectivamente. Nosotros, cómo no, hemos desarrollado la parte de cómics, y entre los tres, os hemos preparado un artículo que ha quedado muy completo e interesante.

Aquí, en Espacio DC, vamos ir publicando este extenso artículo por partes, pero si queréis, podéis leerlo desde ya del tirón en Hobby Consolas.

SUPERMAN EN EL CINE

Por Jesús Delgado.

Para inaugurar este apartado hemos de retroceder hasta los films Superman (1948) y Atom-man vs Superman (1950). Aunque también podríamos considerar estas cintas de Republic films como series, sus proyecciones originalmente se realizaban en salas de cine durante pases matinales, del mismo modo que numerosos cortos animados. Además, fue la primera aparición de Superman en la gran pantalla. A fin de cuentas, Superman aparece acreditado como tal y no como el actor que lo encarnó, Kirk Alyn.

Superman (1948)

La primera Superman es una divertida y delirante cinta cuya premisa pone al primitivo Hombre de Acero en una lucha sin cuartel contra la malvada Lady Araña (nada que ver con la villana homónima de Superlópez, ojo). En esta cinta ya se hace menciones a Metropolis y a personajes como Lois Lane.

En 1950 llegaría Atom-Man Vs. Superman, protagonizada de nuevo por Kirk Alyn, esta vez acreditado. En esta ocasión, el malo sería Lex Luthor, quien se habría creado el alias de Atom-Man para luchar contra su enemigo y desacreditarlo. Además, por primera vez se introduce el concepto de la kryptonita sintética, que posteriormente se recuperará para Superman III. También se presenta El Vacío de la Muerte, precursor de la Zona Fantasma, una suerte de abismo cósmico reservado a servir de prisión para los peores elementos de la mitología supermaniana.

La tercera cinta, Superman y los hombres topo (1951), sí que es la primera película como tal de Superman. Protagonizada por George Reeves, fue estrenada en cine, pero paradójicamente acabó sirviendo de prueba para una serie televisiva, en la que posteriormente se integró como un doble capítulo. Su trama pone a Clark y a Lois, su eterno interés romántico, en medio de un enfrentamiento entre mineros y una extrañas criaturas subterráneas que buscan vengarse de unos agravios cometidos contra ellas. Esencialmente pulp, esta película no tiene ningún interés más que documental a pesar de que su éxito sirvió para lanzar la serie televisiva, la cual fue un fenómeno cultural hasta su cancelación en 1958. Después de ella, no hubo más intentos de traer a Superman hasta que llegó, en 1978, la película que marcaría una nueva era…

¡Dentro música de John Williams, damas y caballeros! Tras más de 30 treinta años sin volver a ver a Superman por los cines, Richard Donner, en calidad de director, revivió al Hombre de Acero para la gran pantalla. ¡Y de qué forma! No se limitó a rodar una única película, sino a filmar, siguiendo las instrucciones de Warner, dos entregas simultáneas.

Christopher Reeves como Superman

Sí, habéis leído bien, Warner quería hacer no una peli de Superman, sino dos desde un principio. Y eso hizo mismo Donner; o casi, como veremos más adelante. Esto supuso una gran superproducción, no solo en cuanto a medios, sino en cuanto a elenco de actores: Marlon Brando encarnó de forma breve pero inolvidable a Jor-El, el padre biológico de Superman; Gene Hackman a Lex Luthor; Glenn Ford a Jonathan Kent

Esta producción tardó casi 5 años en llevarse a cabo y en un principio sonaron los nombres de Spielberg y Coppola para directores. Pero tras un infierno de plantones, intentos de cameo de personajes populares de la época (como Kojak) y demás suertes de anécdotas, Donner se hizo con el proyecto en un buen momento de su carrera. No en vano, acababa de rodar La Profecía. ¿Y qué decir del protagonista? Todos tenemos asumido que Christopher Reeve es Superman. Pero, ¿sabíais que Donner no lo quería, pues decía que era demasiado estirado y delgado? De hecho, por delante de él sonaron nombres como los de Clint EastwoodDustin Hoffman y, atención, Mohamed Alí o Arnold Schwarzzengger. Incluso se tanteó a David Prowse (el actor que encarnó a Darth Vader), quien también fue excluido por su origen británico.

Superman The Movie

Aunque Superman I fue un éxito, Richard Donner fue sacado de la producción de Superman II por desavenencias con los productores. Esta película llevaba rodada en 1978 un 75 %. El resto de la cinta fue entregada a Richard Lester, quien a su vez tuvo que lidiar con los recortes de escenas impuestos desde producción así como con la negativa de ciertos actores como Gene Hackman a realizar nuevas escenas que completase la cinta según la concebía el nuevo director. Esto hizo que, si bien en 1980 saliera una versión final con Lester acreditado como director, años después circulara otra Superman II, conocida Richard Donner´s Cut (el montaje de Richard Donner), en la que se respeta la esencia de la primera película, tan contraria al tono pseudo cómico que Lester impone en su versión. Ah, una última cosa. ¿Os acordáis de Kirk Alym, el primer Superman? Pues tanto él, como su compañera Noel Neill (la primera Lois) aparecieron en estas películas haciendo de los padres de la nueva Lois.

Superman IV

Hay quien dice que los 80 fueron un grave error de la humanidad. Otros que Superman IV no existió, que eso es mentira. En ambos casos casos nos gustaría dar la razón, aunque fuera un poco. Principalmente, porque con los ochenta llegaron dos películas bastante ‘duras’ de ver basadas en el Hombre de Acero. La primera es Superman III (1983), dirigida de nuevo por Richard Lester. En ésta volvemos a verlo frivolizar con las aventuras del héroe, decidiendo obviar los cómics y apostar por un tono cotidiano y cómico más propio de la teleserie de los 50. Lo lamentable es que este horror se pergeñó por mandato de Warner, que rechazó un guión que involucraba a Brainiac, uno de los villanos más correosos de Superman, y a Supergirl, y apostó por el espectáculo que suponía meter al entonces popular cómico Richard Pryor, el cual servía de alivio cómico en el papel de genio informático formado en curso del INEM… Casi nada. Pero si esto os parece poco, todavía quedaba Superman IV: En busca de la paz (1987), la gota que colmó el vaso.

Tras la lluvia de malas críticas de la tercera peli, los productores decidieron que había llegado el momento de abandonar Superman, y por eso mismo vendieron los derechos a precio de risa a una productora más pequeña llamada Cannon Films. Ésta intentó sacar una cuarta entrega, pero la cosa no parecía ir a ningún lado: carecían de director, Christopher Reeve se hacía de rogar y el presupuesto era cuanto menos limitado. Pero al final la cinta logró hacerse. ¿Cuál creéis que fue el resultado? Lex Luthor (una vez más interpretado por el genial Gene Hackman) crea un clon radiactivo de Superman para destruirlo.

Debido al bodrio que supuso, la idea de una quinta película quedó en el aire, aunque nunca llegó a materializarse. En ella se habría tocado una temática basada en la muerte y resurrección de Superman, que aunque no se hizo sí sirvió como sustrato de lo que acabaría siendo el cómic de La Muerte de Superman.

Superman IV

Durante los 3 lustros siguientes, mientras Batman se hacía con los cines, Superman fue olvidado, o casi. Lo cierto es que hubo al menos 3 intentos de retomar la historia, aunque ya sin el icónico Christopher Reeve. La primera surgió hacia 1993, con un guión inspirado en La Muerte de Superman. Esta historia, titulada Superman Reborn era una pesadilla psicodélica que incluía temas como Superman renaciendo de Lois o un Doomsday con sangre de kryptonita, por citar alguna de las aberraciones de esta cinta, supuestamente destinada al público familiar al estilo de Batman Forever.

Pero esto, queridos lectores, solo es la antesala de la pesadilla noventera de Superman. En 1996, un joven director llamado Kevin Smith estaba ‘on fire’ tras títulos como Clerks y Mallrats. Warner se acercó a Smith y le pidió que reescribiera Superman Reborn. En un principio aceptó, pero tuvo que acceder también a las exigencias de un oscuro productor llamado John Peters quien, a su vez, demandó condiciones en el nuevo guión a cada cual más delirante, siendo la más sonora la imposición de hacer luchar a Superman contra una Araña Gigante. Ésta, ya al final, se usó en Wild Wild West, que (¡sorpresa!) fue producida precisamente por Peters.

El proyecto siguió adelante y se entró en contacto con Tim Burton para dirigirlo y con Nicholas Cage para protagonizarlo. Pero Burton exigió trabajar con su propio equipo de guionistas, con lo que Smith quedó fuera de la producción. En ese momento, dio paso a Superman Lives, una película que se pretendía estrenar en 1998, pero que como sabéis no llegó a nacer. Problemas de producción y demoras para rodar hicieron que Burton tirara la toalla. Entrando ya en el siglo XXI hubo dos intentos más. Una cinta de Batman y Superman, que hubiera mostrado a los dos héroes en decadencia volviendo de sus respectivos retiros, y Superman: Flyby, que pretendía ser una nueva génesis para el personaje.

Superman: FlyBy

Pero no fue hasta 2006 cuando se estrenó la siguiente película, Superman Returns. Especialmente vapuleada por la crítica (e injustamente, en opinión del autor de este texto), Superman Returns volvía a los orígenes, al Superman de Richard Donner. Como esta película trataba de continuar la historia donde se quedó Superman IV (sí, esa que no debería existir), Warner se fijó en el guión de Bryan Singer, el cual por entonces había ganado renombre en el género de los supertipos por sus X-Men. Sin embargo, llevar este proyecto a buen puerto era complicado. Con Marlon Brando muerto, el personaje de Jor-el, el padre de Superman, fue recreado digitalmente. Además, Gene Hackman estaba retirado y no sería Lex Luthor. En su lugar, se encargó Kevin Spacey, quien ya había trabajado a las órdenes de Singer en Sospechosos habituales.

Superman Returns

¿Y quién sería Superman? Tras la muerte de Christopher Reeve en 2004, era necesario encontrar un sustituto. Se eligió a Brandon Routh, que fue criticado por carecer del carisma de su antecesor. Superman Returns pretendía revivir el espíritu y la seriedad de lo que debía de ser una película del Hombre de Acero, pero llegaba 30 años tarde. Lo que podría haber sido una gran película en los años 70 u 80, en el siglo XXI no era más que un film lento y falto de ritmo. Siendo justos, no fue precisamente un fracaso de taquilla, pues llegó a recaudar 400 millones de dólares e incluso se llegó a hablar de una secuela, la cual no llegó a realizarse. Principalmente porque, a pesar del éxito, no se cumplieron las expectativas de Warner, la cual esperaba que esta cinta fuera un taquillazo al estilo de Batman Begins, recaudando al menos 100 millones mas. Y tras el anuncio de la cancelación de la secuela, Superman volvió a caer en el olvido, aunque no por mucho tiempo.

La nueva película, El Hombre de Acero, llegará este verano, como parte del proyecto de Warner de crear su propio Universo DC en el cine, lo que sería un reflejo del trabajo de Disney llevando a la gran pantalla los cómics Marvel. Este macroproyecto, estará dirigido por Zack Snyder (Watchmen) y en producción tiene al señor Christopher Nolan, el artífice de la resurrección de Batman.

Póster de Wal-Mart de El Hombre de Acero

Para hablar de su pre-producción, debemos retroceder a 2010, durante los primeros contactos para El Caballero Oscuro: La Leyenda Renace. En ella, los directivos de Warner coquetearon con Christopher Nolan para que se encargara de una versión ‘realista’ de Superman. Él aceptó, pero únicamente en calidad de productor. El rol de director sonaría para numerosos cineastas de prestigio: Guillermo del ToroRobert Zemeckis, incluso Ben Affleck. Warner quería hacer finalmente una Superman no solo respetable, sino taquillera. El elegido fue Zack Snyder, que ya había adaptado previamente dos cómics: Watchmen y 300. El cásting empezó en 2010 y seleccionó a Henry Cavill como Superman, Amy Adams como Lois Lane, Russel Crowe como Jor-el, Kevin Costner y Diane Lane como John y Martha Kent, y a Michael Shannon como el malvado General Zod.

Hasta aquí podemos contaros. Esperamos poderos decir que gracias a esta cinta Superman volverá a alcanzar los cielos, convirtiéndose una vez más no solo en el más grande de los superhéroes del cómic, sino también del cine.