Superman en nuestras vidas. Capítulo 2: Los videojuegos

Siguiendo con nuestro repaso a la historia de Superman en el cine, los videojuegos y los cómics con motivo del próximo estreno de El Hombre de Acero, os vamos a presentar ahora la parte de videojuegos, de la que se ha encargado el compañero de Hobby Consolas Daniel Quesada.

Os recordamos que aquí, en Espacio DC, estamos publicando este extenso artículo por partes, y podéis leer la primera parte, la dedicada al cine, aquí. También os damos la opción, si queréis, de leerlo desde ya del tirón en Hobby Consolas.

SUPERMAN EN LOS VIDEOJUEGOS

Por Daniel Quesada.

La trayectoria de Superman en los videojuegos ha resultado accidentada. No ha sido el superhéroe más prolífico (Spiderman y Batman parecen ser más del gusto de los jugones) y, además, muchos de sus títulos han sido discretitos.

Juegos de Superman

En 1978, la modesta Atari 2600 acogió el primer título, llamado simplemente Superman. En él, debíamos volar por Metrópolis mientras buscábamos a los criminales de la banda de Luthor. Los cogíamos, los llevábamos a una celda…. Y poco más. El juego se podía superar en cinco minutejos.

Superman Atari

El siguiente título llegó a Commodore 64 en 1985. Era un “juego de laberintos” en el que debíamos llevar a los ciudadanos hasta un punto seguro mientras esquivábamos a Darkseid. Entre un nivel y otro había una prueba especial en la que veíamos a Superman desde otro ángulo y cumplíamos tareas como lanzar objetos, impedir que unas bolas cayeran a la ciudad… El control era farragoso, aunque los gráficos daban el pego.

Saltamos a 1988, un año en el que se lanzaron tres juegos del kryptoniano. El de recreativa corrió por cuenta de Taito. Cada misión se dividía en 3 tramos. El primero era propio de un beat’em up: podíamos dar patadas, puñetazos o “super golpes cargados” a los enemigos. El segundo seguía esa mecánica, pero en pleno vuelo hacia arriba. El tercero era un shoot’em up horizontal, en el que tirábamos de rayos para acabar con los obstáculos. Salvo por el protagonista, el juego no destacaba por nada, en un entorno saturado de recreativas de este tipo. Bueno, tenía la música de la película, aunque se repetía hasta la extenuación…

Superman Taito

El juego de NES resulta particularmente extraño. Controlamos a un Superman “chibi” que ha de avanzar lateralmente por toda la ciudad, mientras elimina a los malosos. Bueno, los elimina o se los salta, porque el héroe pega unos brincos que casi abarcan toda la pantalla. Esta aventura incluía NPCs con frases tan útiles como “I know nothing at all“. ¡Venga, gracias!

El tercer juego fue, de nuevo, para Commodore 64. Era un shooter, que jugábamos desde perspectivas vertical, lateral y tipo Space Harrier. Este título, que también recuperaba la música de John Williams, llegó un año más tarde a Amiga y a Atari ST.

Superman Commodore

Superman: The Man of Steel aterrizó en Mega Drive, Master System y Game Gear a partir de 1992. Al estilo de los Shinobi, se nos proponía avanzar lateralmente mientras pásabamos de una cornisa a otra y dábamos puñetes a los sicarios de turno. Aunque molaba la pose chulesca de Kal-El al andar, resultaba ridículo que nos quedáramos atascados en ciertos puntos porque el héroe no saltara lo suficiente… También incluía algunas secuencias de vuelo, como parecía ser rigor en la franquicia.

En 1995, tras la publicación del famoso cómic de La Muerte de Superman, Blizzard (sí, la de World of Warcraft) lanzó en Super Nintendo y Mega Drive el beat’em up The Death and Return of Superman, un título en el que debíamos controlar a los candidatos a sustituir al héroe: Cyborg, el ErradicadorSuperboy y Steel. Además de relevante argumentalmente, era un juego de peleas bastante majo.

The Death and Return of Superman

A finales de los 90, Titus se hizo con la licencia del personaje, lo cual resultó ser fatal. Su primer juego fue una mezcla de beat’em up y shooter para Game Boy que hacía gala de un control desastroso. Pero peor fue el caso de ese infame título para Nintendo 64, lanzado para horror del personal en 1999.

Poco os podemos contar que no sepáis: una densa niebla a dos palmos de nuestra cara, jugabilidad caprichosa e incómoda, objetivos ridículos basados en pasar por anillos flotantes (Super Mario 64 y Pilotwings lo habían puesto de moda) y, en resumen, una de las experiencias más cutronas que puede ofrecer un videojuego. Terrible.

Ya en 2002, la por aquel entonces nueva Xbox tuvo la exclusiva de otro Superman The Man of Steel. El sistema de manejo y la mecánica de las misiones eran parecidos al del juego de Titus, aunque resultaba algo más ameno. Tampoco era muy difícil… Ahora bien, el control seguía siendo una asignatura pendiente, con un Superman que parecía volar en ángulos rectos.

Juego Man of Steel de Xbox

Un año después, Apokolips, el planeta de Darkseid, se convertía en el protagonista de dos juegos de la desaparecida Infogrames, que tenían en común la estética de la serie de animación. Countdown to Apokolips era una precuela para Game Boy Advance y nos proponía una aventura de acción en perspectiva isométrica, con un control y una detección de colisiones realmente desafortunados. Por su parte, Shadow of Apokolips se publicó en PS2 y GameCube, y ofreceía un desarrollo abierto, en el que por fin podíamos disfrutar de una sensación de vuelo convincente. Los gráficos en cell-shading venían al pelo, pero la ciudad estaba tan vacía y las misiones resultaban tan confusas que la diversión se evaporaba pronto.

Superman Shadow of Apokolips

Con el estreno de Superman Returns en 2006, llegaron varios juegos oficiales. El de DS nos proponía superar circuitos a toda pastilla mientras esquivábamos carteles en pleno vuelo o usábamos nuestro superaliento para evitar que algunos edificios se derrumbaran. Ya sabéis, uno de esos títulos que son todo licencia y nada diversión. Pero también hubo uno para PS2, Xbox y la novedosa 360. Parecía interesante, pues nos permitía volar con libertad, pero en cuanto posábamos las manos sobre el mando, la decepción no tardaba en aparecer: movimientos de cámara forzadísimos, combates basados en los puñetazos más barriobajeros y una Metrópolis más vacía que la biblioteca de la casa de Gran Hermano conformaban una experiencia frustrante.

Juego de Superman Returns

Nos dejamos una rareza para el final: Superman Returns, Fortess of Solitude… ¡Un juego de puzles! Así es, al más puro estilo Brain Training, hemos de resolver una suerte de sudokus con el añadido de que podemos usar los poderes de Superman para hacer algo de trampa…

Pero también ha habido títulos en los que el Hombre de Acero compartía protagonismo con otros superhéroes, desde varios Justice League para casi cualquier plataforma, pasando por ese solventillo DC Universe Online hasta los dos recientes juegos de lucha Mortal Kombat vs DC Universe Injustice: Gods Among Us.

Injustice: Gods Among Us

Dicen las lenguas viperinas que el mejor juego de Superman ha sido, irónicamente, Lego Batman 2, en el que podemos hacerle volar por Gotham. Hombre, el control no era nada del otro jueves, pero es cierto que al menos resultaba divertido. En conclusión, su juego definitivo está aún por llegar. Mientras lo hace, no dejéis de mirar al cielo…