[Reseña] Jóvenes Titanes: Año Cero

Jóvenes Titanes: Año Cero

Tengo en mis manos este entretenidísimo cómic de los Jóvenes Titanes, un equipo formado por Super Boy, Wonder Girl, Kid Flash, Solsticio, Búnker y Skitter. Guionizado por Scott Lobdell (Superman) y dibujado por Brett Booth (JLA) y Tyler Kirkham (Green Lantern), es interesante como este Jóvenes Titanes: Año Cero, publicado recientemente por ECC Ediciones, entra en el nuevo universo de los Nuevos 52, disfrutando de la primera saga de esta colección (números 1-6 USA) y del nuevo origen de Red Robin (número 0 USA).

Bajo el reinicio de DC Comics, varias series empezaron desde cero, como pueden ser Batgirl, Wonder Woman, Batwoman, Green Lantern, Batman and Robin y otras muchas. Esta no iba a ser menos, y como líder de los Jóvenes Titanes, Red Robin se está dedicando a ir detrás de una agencia del gobierno que conocida como N.O.W.H.E.R.E., que se encarga de trasladar a jóvenes metahumanos (que son los seres humanos con capacidades sobrenaturales) para desactivar o activar todos sus superpoderes según les convenga. Durante este proceso, el metahumano que no sirve es desechado, de forma literal, ya que directamente lo asesinan.

Ahora, esta agencia de dudosa reputación tiene una nueva meta: reclutar a Wondergirl. Para ello, liberan a Superboy, que hace acto de presencia tras ser reiniciado también para los Nuevos 52.

Lo que intenta nuestro querido Red Robin es tener de su lado y encontrar antes que esta agencia a todos los metahumanos posibles para salvarles la vida. Esto es lo que consiguió hacer, precisamente, con Wondergirl, salvándola antes de que N.O.W.H.E.R.E. la secuestrase.

Jóvenes Titanes en los Nuevos 52

Obviamente, Tim Drake no está solo en esta batalla, sino que lo acompañan el resto de Titanes, que ya nombramos al comienzo de esta reseña. Debo agregar que este cómic se lee como si estuviésemos viendo un capítulo de la serie animada de televisión de los Jóvenes Titanes, con un guión flexible y acogedor para cualquier lector. Los lápices de Kirkham y Booth ayudan a tener al lector interesado hasta el final, lo cual siempre es de agradecer cuando se trata de una serie regular.

Lo bueno de este reinicio es que nos cuentan con exactitud qué es lo que pasa con Superboy y por qué decide unirse a los Jóvenes Titanes. A su vez, en este tomo, veremos muchas cosas que anteriormente no entendíamos, se desarrollan historias de amor, se hacen nuevos amigos. Y todo ello con un mismo fin: derrotar a N.O.W.H.E.R.E.

En definitiva, ECC Ediciones nos trae esta historia de uno de los equipos clásicos del Universo DC, pero con un lavado de cara proporcionado por el reinicio que ha supuesto la iniciativa Nuevos 52. Aunque este primer arco argumental está principalmente centrado en nuestro ex bat-compañero Red Robin, ya que al fin y al cabo es el líder del grupo, en general se trata de una aventura contra la agencia N.O.W.H.E.R.E, y es lo suficientemente digna para que no te la puedas perder.