Los productores de Arrow hablan de Nyssa al Ghul y el Escuadrón Suicida

En el episodio de esta semana de Arrow se ve el debut de una de las hijas de Ra’s al Ghul, Nyssa al Ghul, en un intento por llevar de vuelta a Caity Lotz a la Liga de Asesinos.

Partiendo precisamente de esto, los productores ejecutivos de la serie, Mark Guggenheim y Andrew Kriesberg han hablado para The Hollywood Reporter sobre más villanos y la futura aparición del Escuadrón Suicida.

Arrow 2x13 - Heir To The Demon

En primer lugar, hablando sobre el personaje de Katrina Law:

Después de Ra’s al Ghul, Nyssa es una de las figuras más importantes de la Liga. Enviaron su primera tanda de secuaces a por Sara, y eso no fue demasiado bien para ellos, así que ahora están sacando las armas grandes.

En cuanto a la futura presentación del Escuadrón Suicida como tal, la pareja confirmó que el equipo aparecerá en el episodio número 16, que además se titulará precisamente así, Suicide Squad, algo de lo que ya os hablamos.

Este episodio girará en torno a la Lyla de Audry Marie Anderson, que regresa para reclutar a Diggle para una misión. El episodio se centrará principalmente en Diggle, con flashbacks a su tiempo en Afganistán.

Segunda temporada de Arrow: De vigilante a héroe. Diggle (David Ramsey) y Felicity (Emily Bett Richards) viajan a Lian Yu para buscar a Oliver (Stephen Amell), que ha dejado Starling City después de El Enterramiento. Convencido para volver a casa, Oliver encuentra que las cosas están en peor situación de lo que pensaba. Isabel Rochev (estrella invitada Summer Glau) está preparando una opa hostil sobre Queen Consolidated, Thea (Willa Holland) rechaza visitar a Moira (Susanna Thompson) a prisión, Roy (Colton Haynes) están intentando rellenar el hueco dejado por la ausencia de Arrow, y Laurel (Katie Cassidey) está trabajando con el Fiscal del Distrito para acabar con el vigilante. Mientras tanto, los flashbacks de la isla muestran a Slade (Manu Bennett), Shado (estrella invitada Celina Jade) y Oliver en una situación desesperada. John Behring dirigió el episodio con historia de Greg Berlanti y guión de Andrew Kreisberg y Marc Guggenheim.