[Reseña] Batman: El Caballero Oscuro – Loco

Batman: El Caballero Oscuro - Loco

No todos los días ECC Ediciones nos premia con un cómic tan completo como es Batman: El Caballero Oscuro – Loco, este cómic del aclamado novelista Gregg Hurwitz, quien está a cargo del guión para adentrarse en la vida de Jarvis Tech, alias el Sombrerero Loco.

Es una maravillosa y atípica historia del origen de este villano, una sincera lección magistral de cuan duro es el amor idealizado de colegio, y los límites que uno está dispuesto a cruzar con tal de conseguir ser aceptado y querido. Este tomo cuenta con un gran detalle que es un gran equilibrio: Pasamos de un combate frenético de Batman a un momento divertido, sin darnos tregua entre escena y escena.

Hurwitz ocupa la tensión dramática como un juego para darnos una idea del trabajo tenebroso del cómico Jarvis. Veremos la infancia de Tech, pasando por su adolescencia, y lo veremos convertirse en el adulto despiadado enemigo de Batman que es hoy en día.

Hurwitz sigue reinventando a los villanos de Batman mas reconocibles en esta cabecera para los Nuevos 52, Batman: The Dark Knight, con la ayuda de Ethan Van SciverCzymon Kudranski en el dibujo. Hurwtiz hace que esta historia te deje anonadado, y no recuerdo sentirme tan apenado por un villano, llegando a creérmelo y sentirlo todo. Y eso que no han recurrido a una familia que lo maltratase, algo ya muy visto. La causa de su comportamiento podría habernos ocurrido a cualquiera de nosotros, y quizá eso te implica tanto en lo que lees.

Pero por si no estuviera bien definido el tremendo entramado del Sombrerero, sus crímenes y motivaciones, Batman y su alter ego Bruce Wayne no se quedan atrás. Ambos se ven afectados por este caso. Doliente por la muerte de su hijo Damian, termina aceptando algo bueno en su vida, la pianista Natalya Trusebich, a la que ya hemos visto en Ciclo de Violencia.

Batman: El Caballero Oscuro - Loco

Como suele suceder cuando se decide por alguien, surgen más candidatas, como una lasciva Catwoman y alguna rendida admiradora rescatada por el héroe. Está muy bien descrito cómo Bruce decide volver a confiar en que le pueden pasar cosas buenas, aunque, como bien sabemos los que leemos sus cómics, rara vez tiene un final feliz.

Los dibujos de Ethan Van Sciver me han gustado mucho más que los de Kudranski, ya que el primero es más detallista y trabaja más la expresividad en las caras, mientras que el segundo juega más con los colores y los sombreados para lo mismo.

Si tienes dinero para comprar un solo cómic, no lo pienses más, que sea este.