[Reseña] Superman: Ruina Nº 1

Superman: Ruina Nº 1

ECC Ediciones, en su línea por recuperar gran cantidad de material tanto de Batman como de Superman, nos trae aquí uno de los arcos argumentales del Hombre de Acero más destacados de la última década.

Hablamos de lo que ocurre en Adventures of Superman más o menos entre los números 625 y 647, en los que somos testigos a la vez del debut y la marcha de Greg Rucka en la colección. ECC ha optado por dividir esta etapa en tres pequeños tomos, bajo el título de Ruina, y el que reseñamos aquí es el primero, Superman: Ruina Nº 1, que incluye Adventures of Superman núms. Nº 633-638 USA y Superman Secret Files & Origins 2004, también con guión de Rucka.

Una de las primeras cosas que hay que tener claras antes de empezar a leer esto es que nos vamos a introducir en un mundo de Superman diferente al que se pueden ver en las cabeceras principales del momento, allá por 2004. Mientras Superman y Action Comics se centraban en la acción desmedida de ese superhéroe invencible al que todos conocemos, Rucka optó más por un clásico entre los clásicos: intentar humanizar al dios centrándose más en los sentimientos y en la identidad de Clark Kent.

La tarea es complicada, porque esto ya se ha intentado una y mil veces como medida para escapar de una rutina en la que vemos a un Superman invencible, enfrentándose casi siempre a un enemigo muy poderoso que, temporalmente, le arrebata sus poderes para luego acabar sucumbiendo. Precisamente por esto, Rucka no solo opta por dar más importancia a Kent y por hurgar en los sentimientos del Hombre de Acero, sino que tira de personajes secundarios para dar más volumen a la historia, intentando de paso que dejen de ser precisamente eso, secundarios.

Superman: Ruina Nº 1

Sin embargo, esto no evita que veamos a Superman en todo su esplendor, enfrentándose a un enemigo llamado Ruina que podría poner al héroe en serios apuros. Aquí sí que somos testigos de lo de siempre: un enemigo que podría acabar con Superman gracias a un arma que le roba (o elimina) los poderes, dejándolo indefenso. Cuenta además con la ayuda forzada de Replikon, un viejo villano (también a la fuerza) del Universo DC que pondrá las cosas aún más difíciles. Lo peor es que, de momento, este villano posee poder, pero le falta carisma, tanto en su aspecto como en su personalidad, y diría que incluso acaba pasando a un segundo plano en la trama elaborada por Rucka para estos números.

Otro punto que hay que destacar, sobre todo después la polémica suscitada por el final de la película El Hombre de Acero, es la recuperación de la moral clásica de Superman para la visión de Rucka del personaje. Su Superman no mata, ni deja matar, y siempre que pueda evitará que nadie salga herido, ya sea por su mano o por la de otros, sea un villano o sea una víctima inocente.

Pero como digo, todo esto pasa a un segundo plano porque ahí está Clark Kent, derrochando carisma y personalidad allá a donde va, despertando admiración, desprecio y pena por igual entre sus colegas debido al periodista en horas bajas que es ahora. Como no podía ser de otra forma, también contamos con una fuerte presencia de Lois Lane, tan fuerte que de hecho llega a ser clave en la historia siendo protagonista de importantes sucesos que se desarrollan en otro país, en una trama paralela a lo que sucede con Supes en Metrópolis.

Superman: Ruina Nº 1

Pero esto ya lo teníamos, siempre lo hemos tenido, así que si hay que destacar algo sería la aparición de un nuevo personaje creado por Rucka, la Teniente Escudero, natural de Madrid. Se trata de una mujer fuerte, valiente, arriesgada e imponente que no duda en plantar cara a nadie, ni siquiera al mismísimo Superman. Dirige a la policía, y aunque aprueba la ayuda de Superman, no permite que él esté o crea estar por encima de ella. Esto da lugar a muchas situaciones de tensión, discusión o incluso enfrentamiento, aportando algo de aire fresco a esa sensación de sumisión/admiración que parece desprender todo el mundo ante el Hombre del Mañana. A esto habría que añadir la tensión sexual, con una Escudero de muy buen ver que no oculta su atracción por Supes, llegando a pedirle que se meta con ella en la bañera o a revelar sin tapujos que se siente atraída por él y que no va parar hasta conseguir algo.

Pero Superman quiere a otra, y ese amor que se profesan Lois y Clark, Lane y Superman, está presente en todo momento, desde la primera página hasta, por razones muy específicas, la última.

Comentando un poco sobre la visión y la estructura narrativa que construye el guionista, debo decir que hay varios momentos de confusión. Cuando empiezas el cómic, Superman hace tiempo que no aparece por Metrópolis, no sabemos por qué ni desde cuándo. Esto podría ser comprensible hasta cierto punto, ya que no olvidemos que en realidad estamos ante un fragmento de una serie regular. Sin embargo, de repente y de una viñeta a otra, Superman aparece sin más y ale, ya está de nuevo en Metróplis listo para atacar a los malos. A esto añadiría muchas secuencias que se desenvuelven a una velocidad tal que parece que te has saltado alguna página o que el editor se ha comido viñetas. Esto genera confusión, y aunque tampoco sucede en momentos críticos, no facilita la lectura.

Todo lo contrario que el apartado artístico, donde Matthew Clark consigue transmitir todo aquello que intenta transmitir sin ningún tipo de problema. Aunque no estamos antes los dibujos más espectaculares que hemos visto de Superman, y pese a recordar mucho a ese tipo de dibujo ligeramente exagerado y desproporcionado de los años 90, los diseños de los personajes y sus expresiones aportan en ciertos momentos mucho más que las propias palabras. Y es que al final eso es lo que buscamos, unos dibujos que, aunque no sean espectaculares, sepan transmitir sensaciones y sentimientos más allá de las propias páginas del cómic.

Superman: Ruina Nº 1 nos abre la puerta a una etapa que, sin ser perfecta, empezamos a vislumbrar el por qué de la fama que se ha labrado entre fans y crítica. Es una lectura agradable e interesante, tanto para los fans de siempre del Hombre de Acero como para aquellos que quieren leer algo ligeramente diferente de uno de los buques insignia de DC Comics. Próximamente hablaremos del segundo número, esperando que la calidad, como poco, se mantenga.