[Reseña] Injustice: Gods Among Us – Año Uno Nº 1

Injustice: Gods Among Us - Año Uno Nº 1

Bueno, pues por fin ECC Ediciones lanza unos de los tomos recopilatorios más esperados entre los fans de DC Comics, y también por un servidor, debido a su enorme éxito y a lo interesante de su premisa.

Hablamos de Injustice: Gods Among Us – Año Uno Nº 1, primera parte que incluye los 6 primeros números de un cómic que empezó siendo un lanzamiento digital que sirviese como precuela al videojuego del mismo nombre, y que se ha acabado convirtiendo en toda una sorpresa de lo más agradable.

Todo comienza de forma normal, con un Clark Kent como el que conocemos casado con una Lois Lane como la que conocemos, y con una gran y alegre revelación que incumbe a ambos. Sin embargo, esta alegría dura poco, porque en un alocado plan por destrozar la vida de Superman, el Joker urde un plan con el que consigue borrar del mapa toda Metrópolis y, lo que es peor, consigue que el propio Superman, sin saberlo, mate a Lois Lane.

Este hecho se establece como desencadenante de todo lo que vendrá después en la serie, porque provoca un cambio en la actitud y en la forma de ver las cosas que siempre ha tenido Superman hasta el momento. Para asombro del resto de la Liga de la Justicia, el Hombre de Acero mata al Joker a sangre fría como venganza, desvela su identidad secreta de Clark Kent y promete que nunca más permitirá que pase nada malo en ninguna parte del mundo.

Comienza pues una cruzada en la que Superman decide intervenir por su cuenta en conflictos y actos de todo tipo sin que nadie lo pida, ordenando un alto el fuego mundial que, de no cumplirse, traerá consecuencias. A medida que Superman se va haciendo más inflexible, aunque con algunos momentos de debilidad, el resto de miembros de la Liga, así como el gobierno, se van dando cuenta de que esto es un punto de inflexión que puede desencadenar algo que nadie quiere: que un tipo invencible e invulnerable lo controle todo a su antojo.

Aunque hay superhéroes que apoyan a Superman en su nueva cruzada, algunos por su naturaleza violenta (como Wonder Woman) y otros por pensar que es lo correcto (como Linterna Verde o Cyborg), hay otros héroes que se mantienen dudosos (como Flash) o que rápidamente ven aquí el potencial de una sociedad totalitaria mundial (como Batman). Por ello, rápidamente se forman dos bandos entre los que siguen a Superman y los que, como Batman, opinan que no debe haber un ser superior que gobierne sobre todos los demás.

Sin embargo, hay un hecho más que empuja a Batman a posicionarse en el otro bando. Damian, su hijo y nuevo Robin, parece ser más afín a la causa de Superman. Durante un asalto a Arkham por parte de Superman y los suyos para trasladar a los internos a otros lugares, se produce un triste incidente entre Damian y Nightwing que, si bien no cambia la historia, sí que hace que todo evolucione más deprisa.

Aunque no llega a desarrollarse del todo, en este tomo vemos las bases de lo que es el ascenso al poder mundial de Superman, con Wonder Woman como su lugarteniente y otros héroes como sus soldados, que cada vez aplica más mano dura a lo que él considera que es el mal. Pero también vemos las bases de la resistencia, liderada por Batman, un grupo de superhéroes (y también villanos) que piensan que los de su clase están para ayudar, no para imponer.

Pese a que la historia es del todo atractiva, no habría sido lo mismo sin la mano del guionista Tom Taylor. Taylor es capaz de coger la trama general del juego para adaptarla y hacerla suya, dando forma a una serie de acontecimientos muy bien orquestados, hilvanados y llenos de giros y sorpresas constantes. La consistencia de la trama y de los diálogos es asombrosa para lo que en un principio iba a ser una serie secundaria dirigida a un público muy concreto, y el guionista demuestra tener amplio conocimiento del mundo de la Liga de la Justicia en general, y de sus miembros en particular. De hecho, en estos seis números plasma perfectamente las personalidades y motivaciones de cada personaje, algo que muchos autores son incapaces de hacer en toda una etapa.

Lamentablemente, esta consistencia se ve empañada por la variedad de dibujantes y estilos que componen el tomo. Aquí podemos ver dibujos de Alex Gimenez, Bruno Redondo, David Yardin, Jheremy Raapack, Mike S. Miller y Tom Derenick, cada uno con su estilo, a veces muy diferentes, que ni siquiera completa el mismo entintador o colorista. Por tanto, nos encontramos con mucha variación de estilos en un mismo tomo, pero si hay algo bueno que destacar, es que el nivel en general no es malo, por lo que el cambio queda en anécdota y se convierte en una forma de tener diferentes visiones de lo mismo.

En definitiva, Injustice: Gods Among Us te deja con una buena sensación de boca, de que realmente se merece el éxito obtenido, y de querer más. Porque sabes hacia dónde van lo tiros, pero es algo que quieres ver con tus propios ojos para ver cómo se desarrolla y cómo se aborda.