[Reseña] Canario Negro y Zatanna: Hechizo de Sangre

Canario Negro y Zatanna: Hechizo de Sangre

Ya tenemos aquí la reseña del tomo Canario Negro y Zatanna: Hechizo de Sangre de ECC Ediciones, que recopila la novela gráfica original Black Canary and Zatanna: Bloodspell, obra del guionista Paul Dini y el dibujante Joe Quinones.

Esta es una de esas obras que tiene historia, ya que estuvo a punto de no llegar a ver la luz. Fue anunciada en 2006 con un equipo creativo formado por el guionista Jimmy Palmiotti y la dibujante Amanda Conner, pero sus compromisos evitaron que el proyecto saliese adelante. Aunque Dini y Quinones se hicieron con las riendas de la novela gráfica, la cosa costó sacarla adelante varios años más, y una buena muestra es que la obra esté ambientada fuera de los Nuevos 52.

La historia comienza con la explicación de cómo se habrían conocido Canario Negro y Zatanna, que fue en su adolescencia en el Himalaya, donde ambas se encontraban entrenando por separado. Ahora, años después, Canario Negro se infiltra en un grupo de ladronas para destapar un gran robo, pero cuando destapa la trama cae en una maldición lanzada por la líder antes de morir. Poco después, las miembros de aquella banda empiezan a morir misteriosamente, y al sospechar que se trata de algo sobrenatural, Canario Negro decide pedir ayuda a su amiga Zatanna.

Durante el transcurso de la historia vemos como Dini encaja a la perfección dos personalidades que a veces son muy diferentes, pero otras veces no tanto, lo cual las convierte en dos personas totalmente compatibles. Todo esto se va alternando con pequeños flashbacks donde el guionista nos narra otros encuentros o aventuras anteriores de ambas, algo que ayuda mucho a hacer que la relación gane en peso e importancia.

En realidad, lo más importante de todo es la frescura y la sencillez en la historia, la narración, el clímax y el desenlace, que junto a  con lo bien estructurado que está todo y la no dependencia de la continuidad, hace que la obra en general sea de lo más entretenida y agradable de leer. Obviamente, todo de la mano de un Dini que deja su sello de la mejor forma posible.

Afortunadamente, Quinones contribuye con su dibujo a todo esto, dando la sensación de que se compenetra a la perfección con Dini y su estilo. En este tomo vemos dibujos sencillos pero con detalle (si me permitís la expresión), una composición de página funcional y un diseño de personajes que roza lo cartoon, pero sin llegar a tanto (algo que, para un servidor, es de agradecer).

En definitiva, estamos ante una historia de esas que merece la pena leer, y que aunque no vaya a suponer un punto de inflexión para ninguna de sus protagonistas, aporta el suficiente valor y sabor clásico como para que los fans de Zatanna, Canario Negro y DC Comics en general pasen un buen rato.