[Reseña] Batman: Harley y Hiedra

Batman: Harley y Hiedra

A la gente le gusta el trabajo de Paul Dini y Bruce Timm, de eso no me cabe duda, y con razón. Si a eso le sumamos la creciente popularidad de una de sus creaciones, Harley Quinn, ¿qué mejor que lanzar un tomo dedicado a recopilar historias de Quinn con su mejor amiga, Hiedra Venenosa, creadas por esa pareja creativa?

Pues eso es lo que ha hecho la editorial ECC Ediciones al poner en la calle el tomo Batman: Harley y Hiedra, que recopila la miniserie original del mismo nombre y el especial Harley & Ivy: Love on the Lam. Se trata de una recopilación de historias auto-conclusivas protagonizadas por las  mencionadas Harley Quinn y Hiedra Venenosa, todo muy al estilo de Batman: La Serie Animada (dibujo incluido).

Si la mencionada serie de animación tuvo tanto éxito será por algo, y Dini y Timm reviven la fórmula para presentar unas aventuras con sabor totalmente cartoon, que cuando las lees parece que estás viendo la serie aunque los dibujos no se muevan. En estas historias se retoma lo narrado en el origen de la amistad de estas dos féminas en la serie de televisión, y eso se nota en referencias a ello como por ejemplo la inmunidad de Harley a los venenos de Hiedra, los robos y aventuras vividas juntas, o la continúa intención de Hiedra de apartar a Harley del Joker.

Porque sí, todo gira en torno a la locura de Harley, su amor ciego hacia el Joker pese a los feos y desprecios de este, y la enorme amistad que tienen ambas chicas. Se nota que Dini conoce a Harley, auténtica protagonista del tomo, a la perfección, algo lógico al ser su creador. Por tanto, tenemos a una Quinn divertida, alocada, impulsiva, violenta, enamorada e inocente, mientras que Hiedra parece querer poner un poco de serenidad y cabeza al asunto. Tal y como debería ser.

Aunque el guión no es sumamente profundo, y no se escarba en los personajes a conciencia, las historias están muy bien elaboradas e hilvanadas, y sirven a la perfección para demostrar lo bien que funciona la relación profesional y personal de las dos protagonistas. Da igual que haya cambios de escenarios, que urdan un plan para escapar de Arkham, que lleven a cabo un robo o que dirijan una gran película de Hollywood, estas dos encajan increíblemente bien y eso hace que la lectura sea sencilla y amena. Y claro, también divertida, porque recordando la serie de televisión, si algo no faltaba es el humor.

El dibujo de Timm es lo que ya hemos comentado, un dibujo animado estático recién sacado del horno televisivo. Mismo estilo, misma presentación y misma maestría. Los dibujos parecen cobrar vida en ocasiones, y su colorido y estructura nos hace querer rememorar viejos tiempos.

El tomo se completa con dos historias adicionales. Una de ellas está escrita por Dini y dibujada por Ronnie del Carmen, que sigue la línea de lo anterior pero con un dibujo similar pero inferior al de Timm. Eso sí, Ronnie del Carmen nos presenta a unas Harley y Hiedra mucho más sexys gracias a unos cuerpos con más curvas, despistando al lector y tapando las posibles imperfecciones.

La otra historia cambia de tercio totalmente, ya que aunque cuenta con los mismos protagonistas, el trabajo creativo corresponde a Judd Winick en el guión y Joe Chiodo en el dibujo. Aquí, cierto es, destaca un bajón de calidad en lo que a humor y dinamismo se refiere. Winick no es Dini, y eso se nota. Chiodo, por su parte, tira de su característico estilo, que encaja por momentos, pero que a veces parece fuera de lugar, más aún si tenemos en cuenta lo que hemos estado leyendo previamente. Aún así, las páginas se leen alegremente, y el resultado final resulta satisfactorio.

No sabemos si por nostalgia, porque es un buen trabajo, o simplemente porque la fórmula funciona a nivel narrativo, artístico y de personajes, leer este tomo es sinónimo de disfrute, de un disfrute de esos desenfadados y desinteresados que te trasladan a una infancia en la que todo era más sencillo. Bravo.