[Reseña] Superman: Condenado

Superman: Condenado Nº 1

Superman: Condenado es un arco argumental que no solo abarcó las dos series principales del Hombre de Acero, Superman y Action Comics, sino que además se extendió por otras series «hermanas» como Supergirl, Superman/Wonder Woman y Batman/Superman.

Esta historia se publicó por todo lo alto debido a que supuso el debut en los Nuevos 52 de uno de los villanos más temidos y poderosos, Juicio Final, y ECC Ediciones la ha publicado en cuatro tomos recopilando todos los números relacionados.

Como en la historia que tuvo lugar muchos años atrás, la famosa historia de Juicio Final en la que Superman acabó en la tumba, una horrible criatura escapa de la Zona Fantasma y comienza a sembrar el caos por todo el mundo, matando directa e indirectamente a todo lo que le rodea. Solo Superman puede detenerle, y así lo hace, pero no sin consecuencias graves. A partir de aquí, el homenaje a la historia original desaparece y se empieza a gestar algo que, aunque no lo parezca, es de proporciones muchísimo mayores. Para empezar, Superman se ve infectado por un virus que comienza a transformarle en Juicio Final.

A parte de lo que ocurre con Supes, se establecen también las bases de lo que va a ocurrir con Lois Lane, ahora con poderes psíquicos, se abre la puerta a un mayor protagonismo de Lana Lang y se pone en situación al resto de la Liga de la Justicia, con especial hincapié en Wonder Woman dada su relación con Superman. También tienen mucho que decir Lex Luthor, Supergirl, Acero o Cíborg Superman, por nombrar algunos, ya que todo lo que está ocurriendo afecta de alguna u otra forma a todo el mundo.

Mientras Superman va empeorando y sus allegados se preocupan por él, se van sucediendo acontecimientos que finalmente nos descubren que el verdadero villano no es Juicio Final, algo obvio cuando Superman acaba con su vida, sino Brainiac, que ha orquestado un plan en el que Juicio Final es la distracción para Superman y una invasión es la distracción para el resto de superhéroes. A partir de aquí, la cosa empieza a ponerse cada vez peor, subiendo de escalón, aumentando el listón y creciendo como una bola de nieve contra la que nadie parece poder hacer nada.

Los guionistas, Charles Soule y Greg Pak principalmente, han sabido crear una historia que comenzó con una simple batalla y que va creciendo hasta alcanzar proporciones cósmicas, con un desenlace que podría afectar a todo el universo. Cabe destacar la continua lucha interior de Superman con la bestia, retratada de una forma poco original pero efectiva, donde vemos a las dos versiones enfrentadas dentro de la mente del personaje. También es destacable cómo se maneja la relación entre Superman y Wonder Woman, que resulta sincera especialmente en los momentos difíciles donde ella demuestra estar verdaderamente preocupada por su amado. Y, por supuesto, han hecho un gran trabajo con el equilibrio alcanzado entre acción y calma, cuando la realidad es que hay un 85% de lo primero y un 15% de lo segundo.

Eso sí, como todo crossover, tenemos historias por medio que cortan el ritmo, que no sirven a la historia y que podemos calificar de relleno, el enemigo de toda serie que se tercie. Esto sabemos que es inevitable, pero lo cierto es que, dado el alcance y la duración de este evento, la cantidad de relleno es suficientemente pequeña como para pasarla por alto y usarla como un mero respiro de cara a la traca final.

Y hablando de final, sí que me gustaría destacar lo poco que me ha satisfecho el desenlace. Esperado, poco original y predecible en cuanto a la decisión que toma Superman. Pero esto no es lo peor, ya que inexplicablemente, igual que se va, vuelve, y ojo, totalmente curado. ¿Cómo es posible? Algo de un agujero negro, pero tampoco se dice mucho más.

En cuanto al trabajo artístico, la cosa se antoja harto complicada. El número de dibujantes que participa en el crossover es espectacularmente alto (solo en el último tomo tenemos hasta 9 diferentes), por lo que nos encontramos de todo en estas páginas. Digamos, así a grosso modo, que la calidad en general no está nada mal, algo necesario cuando el nivel de acción es más alto de lo normal. Como digo, hay momentos peores y momentos mejores, artistas que destacan o que pasan desapercibidos, pero sorprende en demasía lo bien que consiguen encajar todos para que la diferencia de trazo y/o estilo se note lo menos posible.

El definitiva, gran evento no por su contenido, que no está mal, sino por la forma en la que ha sido orquestado. Al César lo que es del César, y hay que reconocer que el la pareja de guionistas ha realizado un gran trabajo de coordinación y montaje, después de realizar obviamente un gran trabajo a la hora de delinear una historia que no dejará a nadie indiferente. ¿Es la mejor historia de Superman? Pues no, ni de lejos, pero para lo que hemos visto hasta ahora en los Nuevos 52 no está nada mal.