[Reseña] Lobo: Gladiadores Antiamericanos

Lobo: Gladiadores Antiamericanos

Sigo con mi cruzada particular para superar el material de Lobo, esta vez con el tomo Lobo: Gladiadores Antiamericanos en el que ECC Ediciones recopila Lobo: Unamerican Gladiators USA, Lobo: A Contract on Gawd Nº 1-4 USA y Lobo: In the Chair USA.

Con guiones de Alan Grant y John Wagner, y dibujos de Cam Kennedy, Kieron Dwyer y Martin Edmond, esta obra destaca por la miniserie que da nombre al tomo. Referencia obvia al famoso programa de televisión de Estados Unidos, y recordando a cosas tan de moda hoy en día como Los Juegos del Hambre, aquí vemos a Lobo en un concurso televisado donde los participantes luchan por conseguir varios premios… hasta la muerte. Ya sabéis, Lobo = violencia física y verbal sin límites.

Por su parte, Contrato con Dioz es una miniserie donde vemos de nuevo a Lobo lidiar con el Cielo y el Infierno. En este caso, se une a los malos (cómo no) para intentar matar al mismísimo Dios, un Creador atípico que parece estar en un juego donde no le importa hacer sufrir ni castigar sin ton ni son. A la habitual rebeldía, descaro y violencia con la que se desenvuelve Lobo, que no duda en aplastar y descuartizar a pequeños querubines, se suma la historia paralela de algunos humanos intentando cumplir con las órdenes del Señor. Estos pobres monjes no pueden sucumbir al pecado, tener pensamientos obscenos, caer ante vicios ni nada que se le parezca, y una de las mejores partes de todo el tomo es cuando dejan de estar vigilados y revientan a beber, fumar y leer revistas eróticas.

Finalmente, lo de En la Silla es una historia grotesca y extraña donde, una vez más, alguien intenta matar a Lobo con el fin de cobrar una enorme recompensa. La historia tiene lugar en una peluquería, y lo cierto es que es bastante absurda, pero nada que no hayamos visto ya en la vida comiquera de este personaje. Como os podéis imaginar, todo acaba como el Rosario de la Aurora, con sangre, muertos y violencia desmedida.

Pese a la variación en los dibujos, la sensación al leer cómics de Lobo siempre es la misma: Viñetas llenas de detalle y de violencia, con cosas que podrían llegar a dañar la sensibilidad de algunas personas, pero que a veces son tan absurdas que caen del lado cómico. La calidad es buena, no nos vamos a engañar, y no es nada fácil transmitir la locura que transmiten estos hombres a través de unos dibujos de gran nivel que están en consonancia con la narración.

No sé si es porque cada vez las obras son de más calidad, o porque ya me estoy acostumbrando, pero de aborrecer completamente al personaje, he pasado a tener un rato entretenido con esta obra. ¿Qué pasará con la siguiente?