Henry Cavill habla de la polémica con el General Zod en El Hombre de Acero

La versión de Superman de Zack Snyder en El Hombre de Acero fue más oscura de lo que muchos fans esperaban, y uno de los momentos más polémicos de la película vino cuando el héroe decidió romper el cuello del General Zod para evitar que el villano kryptoniano asesinase a una familia inocente.

Ahora, durante una entrevista para promocionar Misión Imposible: FalloutHenry Cavill ha compartido lo que opina de ello. Según el actor, el plan podría haber sido usar ese momento para crear una versión más heroica de Superman. Desafortunadamente, la decisión de crear un universo compartido evitó que así fuese.

El asesinato de Zod habría llevado a una razón maravillosa por la que Superman nunca mata. No, nunca mata no porque su padre se lo dijese un día. Tomó la decisión por sí mismo debido a un escenario imposible, a partir del cual dijo, ‘No me importa si vuelve a ser imposible, voy a encontrar la forma de hacerlo posible dentro de lo imposible’.

Desafortunadamente, Batman v Superman: El Amanecer de la Justicia evitó esa evolución en el personaje.

No tuvimos la oportunidad de mostrar el otro lado de esto, el ‘Ahora estoy listo para ser Superman y estoy listo para mostrar al mundo los mejores ejemplos’. De ahí es de dónde vienen el júbilo y el regocijo, y esa sensación de cordialidad del personaje, que es su verdadero súper poder, hace que la gente crea en sí misma. Fue una pena porque habría estado bien, y habría sido un complemente encantador para la seriedad y la profundidad de El Hombre de Acero.

Aunque Cavill dejó claro que aún no está seguro de si volverá a tener la oportunidad de interpretar a Superman de nuevo, hay una historia concreta en la que está particularmente interesado: Por el Mañana.

Es uno de mis cómics favoritos. Definitivamente me gustaría contar una historia como esa. Hay una oportunidad de seguir contando historias de Superman, y conseguir hacerlas bien. Mostrar las cosas como la esperanza, el júbilo y ese poder maravilloso que tiene de hacer que la gente crea en sí misma.