J.J. Abrams revela cómo era su guión para Superman: FlyBy

J.J. Abrams entregó un guión suyo en 2002 para el proyecto fallido Superman: FlyBy. Por aquel entonces, lo más famoso por lo que se conocía a este hombre era por ser el creador de la serie de televisión Felicity. Ahora, en 2013, Abrams cuenta con una dilatada carrera que suma a su saco de creaciones series de culto como Perdidos, Alias o Fringe, y es el responsable de resucitar míticas franquicias cinematográficas como Misión Imposble, Star Trek y, según parece, ahora también Star Wars.

Superman: FlyBy

Superman: FlyBy, al igual que va a hacer El Hombre de Acero, nos iba a mostrar un Krytpon en guerra y un villano kryptoniano que seguiría a Kal-El hasta la Tierra. A continuación, os dejamos unas declaraciones de Abrams para la revista Empire en las que habla un poco de cómo habría sido su película de Superman y qué opina sobre El Hombre de Acero.

Lo que intenté enfantizar en la historia fue que si los Kents encontraban a este chico, Kal-El, que tenía el poder que tenía, él probablemente los habría matado a las primeras de cambio. Y la idea de que esos padres verían, si tenían la suerte de sobrevivir lo suficiente, que tenían que comenzar a enseñar a ese niño de inmediato a limitarse y no ser tan rápido, no ser tan fuerte y no ser tan poderoso.

El resultado de eso, psicológicamente, sería el miedo de uno mismo, la inseguridad y avergonzarse de aquello de lo que eres capaz. Extrapolando eso a la edad adulta se convierte en un perfil psicológico fascinante de alguien que no pretendía ser Clark Kent, pero que es Clark Kent. Alguien que se ha convertido en ese tipo de personaje que no es capaz o no quiere aceptar quién era y cuál era su destino.

La idea de la película era que se convirtiese en Superman porque se da cuenta de que, finalmente, posee su fuerza y de lo que siempre ha sido. No sé si eso es lo que están haciendo Zack y Chris Nolan, pero parece como que es parte de la idea y no podría estar más emocionado por ver esa película. Esa siempre ha sido para mí la forma de hacerlo.

Lo cierto es que resulta complicado comprender cómo alguien en Warner Bros. ha podido rechazar un guión de J.J. Abrams para una película de Superman y un guión de Joss Whedon para una película de Wonder Woman, pero teniendo en cuenta cómo se las gastan también en DC Comics, parece que es cosa de familia.