[Reseña] Tierra 2. Un buen «más de lo mismo».

¡Green Lantern es gay! ¡GAY! ¡GAAAAAYYY!(*) 

Tierra 2 Nº 1

Y yo corriendo como un loco a confirmar la noticia por Internet, incapaz de entender cómo un macho alfa del tamaño de Hal Jordan podía haber descubierto de un plumazo, sin un escarceo previo, sin dar ninguna muestra anterior, ni ponerle ojitos a Superman que su orientación sexual cambiaba de manera radical. Pero si… Pero nunca había… ¿Será esa chaqueta de aviador? ¿Se habrá enamorado de Kilowog? ¿Contaría eso como homosexualidad? Hal Jordan. El macho. El hombre. Pobre Carol Ferris. Que soponcio.

Cuando al navegar por la red comprobé que el Linterna Verde implicado no era Hal Jordan, ni Kyle Rayner, ni Guy Gardner, ni siquiera John Stewart, sino el Green Lantern de la Edad de Oro Alan Scott, lo que en principio fue comprensión, pronto volvió a generar extrañeza. ¿Pero este hombre no era padre? Perdonen ustedes este pensamiento tan neardental y anacrónico, pero es que a uno le asalta la sorpresa cuando pasa algo que no esperaba, que no se intuía y que parece a todas luces que ha sido improvisado sobre la marcha. Ya saben. Lo gay vende y un superhéroe gay nos va a proporcionar nuevos nichos de mercado. Somos DC. Somos muy listos. Hemos sacado las 52 colecciones. Y lo vamos a petar.

Seguía sin poder entenderlo. Vale que el disfraz de este Linterna Verde clásico podía llevarnos a engaño, pero más allá de eso, no era capaz de recordar ningún episodio en el que las manos de Scott escaparan para dar una ligera palmada al culito respingón de Wildcat. Nunca se había insinuado cual era su orientación sexual. Tenía dos hijos sí. Y más allá de eso, nada. Tenía que saber más. Así que seguí navegando.

Y todo, al final, encontró su justa explicación.

Alan Scott no es nuestro Alan Scott. Alan Scott vive en Tierra 2 y allí, todos los héroes han muerto. Pero ya se sabe. Una tierra sin héroes no es una tierra, así que los héroes vuelven. Como siempre. Alan Scott es uno de los protagonistas de una de las nuevas colecciones de la segunda hornada de las 52, llamada en un alarde de originalidad Earth 2.

Tengo que decir que la idea de que los nuevos héroes sean precisamente los viejos héroes me gusta. Superman, Batman y Wonder Woman han muerto y la nueva generación resulta ser lo que en nuestro mundo es la vieja guardia. Otra vuelta de tuerca a esa JSA que tan buenos momentos me dio cuando Geoff Johns no parecía haber sufrido una lobotomía y escribía los mejores cómics de superhéroes. En plan Bendis. ¡Ay las lobotomías! ¡Qué malas son las lobotomías! Así que aquí estamos, viendo como la nueva generación que resulta ser la vieja generación va obteniendo sus poderes en una tierra que no es nuestra tierra. Nada nuevo bajo el Sol. Bueno, sí. Alan Scott es gay.

Tierra 2 Nº 1

A priori, y aunque vuelvo a insistir, la idea de lo nuevo es lo viejo me parece curiosa, no son muchos los alicientes que podrían lanzar al lector potencial a comprar esta serie. Las portadas de Ivan Reiss son alucinantes, sin duda, pero luego ocurre lo que tantas veces hemos sufrido los clásicos sufridores de los cómics de superhéroes: todo parecido del arte del interior con el de la portada es pura coincidencia. Y aunque el arte interior de Nicola Scott es correcto, con esa corrección tan anodina y olvidable, la chica, obviamente, no es Ivan Reiss. Vaya. No parece demasiado. La historia de siempre, el dibujo correcto pero corriente, los personajes a los que hay que cambiar de orientación para hacer que salgan en los medios… en la rifa del “de esta voy a pasar” empezamos a acumular muchos números pero…  por supuesto existe un pero que hace que esté aquí escribiendo esta reseña, y ese pero tiene dos palabras: James Robinson.

Tierra 2 Nº 1

James Robinson es uno de esos guionistas extraños, de los que casi nadie se acuerda, de los que permanecen en la bruma a pesar de haber escrito cómics memorables. The Golden Age, Starman, Leave it to Chance. Etapas de entretenimiento puro y deslumbrante en Cable y los Wild C.a.t.s. Por citar sólo unas cuantas de sus obras. Cómics de esos que me he leído miles de veces y que me encantan. Cómics de esos que nunca salen en tu lista de preferidos por razones esotéricas y místicas y que la química de tu cerebro no logra muy bien explicar. Cómics buenos. Muy buenos. Pero cómics inexplicablemente eclipsados por otras obras a menudo menores que les hacen una sombra injusta. James Robinson es el guionista de Tierra 2, y una de las principales razones por las que comencé a leer este cómic. Todos tenemos nuestras debilidades, nuestros defectos y nuestros dientes postizos. No hay porque estar siempre justificándose por hacer ruido al sorber la sopa.

tierra-2-1-4

Así que aquí estamos. Aplaudiendo felices ante la oportunidad de leer algo de ese guionista que tanto nos gusta y del que tan poca gente habla. Sintiéndonos como revolucionarios con tarjeta de crédito. Reivindicando autores que saben que tienen que comer. El señor Robinson, la historia de siempre, el dibujo correcto, los viejos personajes con cara nueva y, por fin, la magia.

Tierra 2 no es el mejor cómic de superhéroes del mundo, pero es un cómic de superhéroes entretenido. No cambiará el medio porque, sobre todo, no aporta nada nuevo a este, pero es de esas historias que de vez en cuando uno quiere digerir. De esas que te suministras a modo de sales de frutas para hacer pasar algunos tochos profundos y densos o cosas en mal estado que te dejan el cuerpo roto y el estómago hecho unos zorros. Tierra 2 es cómic de superhéroes bien hecho y sin pretensiones. Del que nunca ganará un premio, pero de ese que te deja con ganas de más cuando llegas al continuará de la última página. Y es que James Robinson es de esos autores que escribe mejor dormido que la mayoría de los demás a pleno rendimiento. No es el mejor de DC, pero viendo el nivel de las actuales colecciones, puedo afirmar sin dudarlo que sí es de los pocos que merece la pena. Y eso en esta avalancha de títulos mediocres, cancelaciones súbitas y maniobras de marketing pensadas por el loro y la cacatúa de algún directivo, parece un triunfo digno de premio Nobel.

Tierra 2 Nº 1

Comprad Tierra 2. Aunque sólo sea para ver cómo se va formando un grupo sin hacer el ridículo de la LJA de Johns y Lee. Y luego, cuando acabéis con los cuatro números recopilados por ECC Ediciones en este primer tomo, buscad The Golden Age. Si es que todavía alguien la vende. O inundad de mensajes la redacción para que reediten esta colección de 4 números en uno de esos bonitos tomos con las que nos obsequian últimamente. Hacedlo por James Robinson. Por los cómics. Y por vosotros mismos.

(*) Gritando como Ken Jeong en Community.