[Reseña] Watchmen

Watchmen ECC Ediciones

Es un tremendo desafío hacer una reseña de este cómic, que es una de las mayores obras maestras del mundo del noveno arte, un título escrito por Alan Moore y dibujado por Dave Gibbons, y que ECC Ediciones  publica en una nueva edición al alcance de todos.

Watchmen apareció originalmente entre septiembre de 1986 y octubre de 1987 en doce cómics mensuales que editó DC Comics en el tradicional formato americano. Posteriormente recopilados en un solo libro, su visión postmoderna de los superhéroes marcó un hito en el género cuya sombra se alarga hasta hoy en día, además de captar indeleblemente el espíritu de su época: el miedo nuclear de la guerra fría.

En este cómic se entremezclan temas de peso como la muerte de Dios, el horror ante la falta aparente de la vida y algunos no expresados literalmente en el texto, sino a través del dibujo, como son la idea del superhombre, la búsqueda de patrones en el caos y el mundo después de Hiroshima. Tampoco faltan las citas a fuentes de inspiración como canciones de Bob Dylan, frases de Nietzsche, o películas (como Sacrificio de Andrei Tarkovskai), y muchísimas más, tanto al final de cada capítulo como con detalles dibujados en la viñetas.

Ademas de un gran éxito comercial que persiste hasta nuestros días, Watchmen obtuvo un premio Hugo en 1988 y fue incluida en la lista elaborada del 2005 por la revista Time como la mejor novela en lengua inglesa del siglo XX (es el único cómic que figura en dicha lista).

Watchmen

Las viñetas de Watchmen producen un efecto inquietante. La mancha de sangre en la chapita del Comediante, la misma forma del smiley que aparece en lugares insospechados, el reloj del juicio final a punto de marcar la media noche, las portadas con objetos ampliados sin ningún elemento humano y las citas al final de cada capitulo cargadas de resonancia, son guiños de Moore hacia diversos aspectos.

Mas allá de semejante cóctel semiótico, la historia de Watchmen se lee con interés y fascinación, principalmente por la psicología de los personajes, especialmente conseguida por su atmósfera apocalíptica y conspiratoria. Dicho estilo fue popularizado más tarde por otras obras de gran éxito en los 90 como, por ejemplo, Expediente X.

En Watchmen importa tanto el argumento como la forma en la que se está contando ese argumento. Los dibujos de Gibbons son espectacularmente detallados y tridimencionales, buscando la máxima verosimilitud para el mundo alternativo de Watchmen.

Watchmen

Entre las genialidades de  este cómic se encuentra «el cómic dentro del cómic«, concretamente el cómic de piratas que lee un personaje secundario y cuya historia es una clara alegoría del relato principal. También hay un homenaje implícito a toda la historia de los cómics de superhéroes, abarcando desde la Edad de Oro de los años 40 hasta la Edad de Plata.

Watchmen merece las excelentes críticas y premios que ha obtenido a lo largo de los más de veinte años que han pasado desde que fue publicada, y es todo un honor que ECC Ediciones la traiga de nuevo en esta nueva reedición. Una megaobra única e irreemplazable.