[Reseña] Garra: Contra el Tribunal de los Búhos

Garra: Contra el Tribunal de los Búhos

Tal ha sido el éxito del debut en los Nuevos 52 de Batman de la mano de Scott Snyder y Greg Capullo, que hasta su primer arco argumental ha sido capaz de parir un spin-off. Para los que seguís la serie, sabréis de sobra que este primer arco nos presenta a algo totalmente nuevo como es El Tribunal de los Búhos, una centenaria organización que dirige la ciudad de Gotham desde las sombras. Como comentamos, a pesar de su novedad, se supone que este grupo de seres poderosos e influyentes lleva moviendo los hilos desde hace mucho tiempo, y eso se ha hecho notar en diversas repercusiones aquí y allá.

Cuando es necesario el uso de la fuerza, el Tribunal utiliza a sus peones conocidos como Garras, una serie de soldados/asesinos elegidos específicamente y entrenados hasta el punto de ser casi imbatibles. Con esto, cualquiera se atreve a decir que no a la organización, y así es como se mantiene su dominio. Lo que haga o deje de hacer Batman para evitar esto, es cosa de otra colección.

Porque lo que a nosotros nos ocupa ahora es Garra: Contra el Tribunal de los Búhos, un tomo de ECC Ediciones que recoge los 6 primeros números (además del número 0) de la colección Talon, protagonizada por una de esas Garras del Tribunal de los Búhos, escrita por James Tyrion IV y Scott Snyder, y dibujada por Guillem March y Juan José RYP. Su peculiaridad es que esa Garra, llamada Calvin Rose, aceptó en su día formar parte del Tribunal con unas condiciones, pero cuando descubrió que la cosa iba mucho más allá de lo que había imaginado, al tener que cumplir una misión donde debía asesinar a una mujer y una niña, decidió poner en marcha sus prácticas de escapista para dejar de cumplir con su cometido, abandonar el Tribunal y desaparecer, salvando además a sus supuestos objetivos, y convirtiéndose en un fugitivo.

Tras la guerra de Batman contra el Tribunal, se creyó que este había sido disuelto y que todas las Garras habían sido eliminadas, por lo que Rose decidió volver a Gotham. Sin embargo, Rose descubre de la peor forma posible que el Tribunal no ha sido destruido del todo, ni mucho menos, y que aún quedan recursos, miembros y, desgraciadamente, Garras. Es en este punto donde Calvin conoce a Sebastian Clark, un anciano que le incita a unirse a él en un cruzada para acabar con la oscura organización de una vez por todas.

Talon

Aunque Calvin se niega en un principio, poco después acepta solo hasta que consiga eliminar los registros de su identidad, para al final terminar metido hasta el cuello en una aventura sin fin que va destruyendo paso a paso los recursos más importantes de los que aún dispone el Tribunal.

Puestos ya en situación, hay que empezar por decir que esta es una serie llena de acción y de tópicos a más no poder. No es, en absoluto, una serie original o rompedora, y desde luego diría que tampoco intenta serlo. Haciendo un símil cinematográfico, sería como ver una especie de Jungla de Cristal, que sabes que no va a ser una película de Oscar, pero que va a estar llena de entretenimiento.

Talon

Por un lado tenemos a un renegado que se ha vuelto contra sus mentores, y que cuenta con la ayuda incorpórea de un individuo que controla todo en plan Hacker Nivel Dios, algo muy del estilo de Oráculo. También tenemos a las chicas que provocan el punto de inflexión en la vida de Rose, objetivo de su protección durante toda la serie, y que condicionan mucha de sus acciones. A esto añadimos ese factor de uno contra muchos, y con esos muchos siendo, en teoría, más poderosos y casi inmortales. Finalmente, está esa sensación de nunca acabar, fruto de que cuando se acaba con un objetivo siempre aparece uno aún mayor que hasta ese momento era desconocido.

Pese a ser, como decimos, una colección de tópicos de los más típicos, son unos que funcionan y que mantienen al lector entretenido, pendiente, en tensión e intrigado. La lectura se hace dinámica y alegre, con unos diálogos directos y que funcionan, gracias al sarcasmo y el humor de Calvin Rose, y gracias a un James Tyrion IV (con apoyo de Snyder) que  ahora mismo se encuentra en la cumbre de los guionistas de DC Comics.

Afortunadamente, los dibujos acompañan totalmente, y no cabía esperar menos. El español Guillem March también está ahora mismo en la cresta de la ola, y cada vez lo vemos aparecer más en títulos de relativa importancia en los Nuevos 52. Sus trazos en estas páginas destacan por su dinamismo y su detalle, captando perfectamente la sensación de movimiento necesaria para la gran cantidad de acción que se incluye.

Es cierto que esta serie no pasará a los anales de la historia, pero cumple perfectamente su objetivo, y sirve la mar de bien para pasar un rato agradable y entretenido, lo cual ya es algo que no se puede decir de todas las series del mercado. Con Garra: Contra el Tribunal de los Búhos podremos conocer un poco mejor a los que han sido los mayores enemigos de Batman en su comienzo en los Nuevos 52, y ahondaremos en la vida de un nuevo personaje que tiene carisma y que, por qué no, podría acabar siendo un aliado del Hombre Murciélago a medio plazo.