[Reseña] Batman: Espejo Oscuro

Batman: Espejo Oscuro

En una cuidada edición cartoné, ECC Ediciones publica lo que fue el debut de Scott Snyder (American Vampire) al frente de uno de los títulos más emblemáticos de DC, Detective Comics.

En Batman: Espejo Oscuro (Detective Comics Nº 871-875), Snyder nos invita a ver como Dick Grayson sigue bajo el pesado manto del Caballero Oscuro en Gotham, mostrándonos que es más que un clon de Batman y que no era tan solo un suplente hasta el regreso de Bruce Wayne.

En realidad, lo que hace Snyder es darle un nuevo brillo a una cabecera que lleva mas de 70 años en activo. Este tomo me recuerda de alguna forma a la saga de Morrison de El Guante Negro. Eso sí, más lineal y casi diría que digerible para un lector primerizo, sin tantas capas ni referencias que puede volver loco a alguien que solo busque evadirse un rato.

Diría que mezcla la parte detectivesca del personaje con ese ritmo algunas veces trepidante de las películas de acción. Snyder le coge el gusto a eso de ir destilando gota a gota un argumento que se inicia con un niño convertido en un remedo de Killer Croc. De ese hilo se va estirando una trama atractiva y que tiene los elementos perfectos para enganchar al lector: Un enemigo por descubrir y la sensación de que Dick Grayson puede demostrar más como Batman que como Nightwing. Bueno, eso hasta la revolución que significó reiniciar el Universo DC desde cero.

Batman: Espejo Oscuro

Jock (Los Perdedores), con su dibujo, le da a la historia el marco que necesita con su estilo anguloso y sus composiciones de página. Mención aparte para el colorista David Baron, que logra dar un tono oscuro a las páginas de Jock.

Si la historia principal es entretenida ,el complemento que realiza Snyder con Francesco Francavilla (Scalped) no defrauda para nada. Se trata de una historia centrada en Gordon y dedicada al género negro. Un personaje del pasado del Comisario vuelve a la palestra, cuando un incidente en el aviario de la ciudad deja al descubierto dolorosos recuerdos de Gordon y su familia.

Snyder mantiene conectada la historia principal con los acontecimientos de este complemento, haciendo ver que las dos historias suceden en el mismo tiempo. El dibujo de Francavilla nos recuerda al Mazzucchelli de Batman: Año Uno por su estilo sencillo, proporcionando también el entintado y coloreado, por lo que el resultado es fantástico.

La fantástica edición de ECC Ediciones nos trae varios extras, como las portadas de cada episodio y artículos introductorios que contextualizan las andanzas del héroe de Gotham en aquellos tiempos. Un regalo de Navidad obligado para los aficionados al Hombre Murciélago.