[Reseña] Batman R.I.P.

Batman R.I.P.

Es todo un desafío realizar una reseña de este magno cómic, Batman R.I.P., que supone la culminación de la etapa mas polémica del Hombre Murciélago. El artífice de esta locura es el escocés Grant Morrison, que entre el 2008 y el 2011 se encargó en cuerpo y alma a deconstruir el alter ego de Bruce Wayne.

Analizar este tomo no es tan sencillo. En realidad, hay que remontarse a toda la historia de Batman, iniciada ya en los lejanos años 30. Y no, no me he vuelto loco, pero es que Morrison parte de la siguiente premisa para retratar a Batman: ¿Y si todas las aventuras de Batman desde los años 30 hasta ahora fuesen parte de la vida de una persona que realmente  ha pasado por todo eso durante el espacio de unos 15 años?

Gracias a tan loca propuesta, Morrison da cabida a todas las historias protagonizadas por el personaje configurando representaciones aparentemente antitéticas, todo con el objetivo de descubrir como habría afectado  todo esto a una persona real. Y es que el guionista escocés pone a Batman en un grave aprieto, tanto que por primera vez dudamos de la integridad física y mental del Caballero Oscuro  (sensación que se acrecienta mas aún al ver el nombre del tomo). Es decir, la duda no es cómo va a salir de esta el héroe de Gotham, sino si lo va a conseguir.

En el volumen, una organización de villanos llamada El Guante Negro urde un meticuloso plan para destrozar física y mentalmente a Batman, esto es, arrebatarle absolutamente todo lo que posee. De este modo, a lo largo de los episodios que componen este arco argumental, seremos testigos de cómo todo lo ocurrido en el pasado es utilizado en contra del Caballero Oscuro.

Batman R.I.P.

Alrededor de toda la expectación que rodea al título y a su importancia para entender el estatus actual del personaje, nos daremos cuenta de cómo un siniestro personaje conocido como el Doctor Hurt ataca  a Batman, tanto moral como psicológicamente. Según el propio Hurt, él es ni más ni menos que Thomas Wayne, y Bruce no sería su hijo, sino un usurpador fruto del adulterio entre Martha Wayne y el fiel mayordomo Alfred.

Conociendo la identidad secreta de Batman, no le resulta difícil atacar al Cruzado de la Capa, empezando por donde más le afecta: sus seres queridos. Ni Nightwing, ni Robin, ni Alfred estarán a salvo del Guante Negro. Después de esto, llegará el turno del propio Batman, el cual sufrirá castigos y torturas que le pondrán al límite de una manera nunca vista hasta entonces. Por lo tanto, en Batman R.I.P. somo testigos del derrumbe psicológico y físico del personaje, a la vez que los autores se centran en su trastornada psique debido a todas la historias vividas que comentábamos al comienzo de esta reseña.

Batman R.I.P.

Pero no solo Batman está perdido durante casi todo el cómic, porque nosotros también gracias a la narración caótica a la que nos somete Morrison, la cual a su vez contrasta enormemente con los dibujos de Tony S. Daniel, de trazo clásico y bien definido, destacando a mi parecer en las páginas con una sola viñeta, donde nos ofrece ilustraciones realmente notables. Ademas, Lee Garbett se ocupa de los lápices de Extremaunción, ofreciendo también un buen nivel. Destacar las portadas del genial Alex Ross, incluidas en el recopilatorio.

ECC Ediciones nos trae en un tomo cartoné de 272 paginas Batman R.I.P., Extremaunción y R.I.P El Capítulo Perdido, así  como unos interesantes bocetos junto a un articulo introductorio de David Fernandez.
Batman R.I.P. es una tarea complicada, no por que sea un mal cómic, sino al contrario, es brillante. El problema es que la historia no es fácil de llevar y necesita de un lector instruido en el noveno arte y, sobre todo, fan del Hombre Murciélago. Pero no deja de ser un imprescindible.