[Reseña] Liga de la Justicia núm. 3: La Travesía del Villano

Liga de la Justicia núm. 3: La Travesía del Villano

Tercer volumen recopilatorio de la serie regular de la Liga de la Justicia que publica ECC Ediciones de forma cuatrimestral, incluyendo aquí los números del 9 al 12 bajo el título Liga de la Justicia núm. 3: La Travesía del Villano.

Continúan Geoff Johns y Jim Lee a cargo de la serie, supuesto sinónimo de calidad, pero hay que decir que pese a la espectacularidad y a un reparto tan jugoso, nos quedamos a medias tintas. Es más, casi podríamos decir que, después de 12 números de serie, todavía no ha pasado nada relevante que valga la pena comentar con un amigo a modo de anécdota.

Quitando el motivo de la reunión del grupo, la invasión de Darkseid,  y la propia reunión de los superhéroes más destacados de DC Comics, podemos decir a todas luces que todavía no ha pasado nada, y eso que actualmente se ha dado un salto de 5 años. Si no seguimos las colecciones individuales de cada uno de los personajes, apenas conoceremos sus personalidades o motivaciones, y solo seremos testigos de una dinámica de contradicciones y enfrentamientos de los unos con los otros que al final tendrán consecuencias drásticas, aunque forzadas. Y me repito: y eso que actualmente se ha dado un salto de 5 años.

Johns intenta que veamos que, por el momento, los mayores enemigos de la Liga no son alienígenas, monstruos, mutantes, robots o tipos con poderes, sino que son ellos mismos y la opinión pública, no acostumbrada a tratar todavía con grupos de tipos súper poderosos. Y eso que el guionista se saca de la manga en estos números un nuevo villano en la persona de David Graves, el escritor que años atrás se encargó de dar crédito a la Liga con un libro a su favor.

Ahora Graves quiere venganza, porque culpa a la Liga de la muerte de su familia, que cayó enferma tras el ataque de Darkseid por motivos que no se llegan a aclarar del todo. Lo que tampoco queda claro es qué tipo de venganza quiere Graves, porque primero nos dan a entender que quiere poner a la gente en contra de la Liga, después que quiere la muerte de sus miembros, y después que quiere ayudarles mediante una especie de «purificación». En fin, que parece que ni el villano ni el propio Johns se aclaran, así que imaginaros nosotros después de leerlo.

Liga de la Justicia núm. 3: La Travesía del Villano

Además de todo esto, el bueno de Geoff se centra en estos números en Steve Trevor, ese personaje que parece que cada vez va teniendo más importancia en los Nuevos 52. Trevor ya no «sale» con Wonder Woman, pero sigue siendo el enlace del gobierno con la Liga, así que se convierte en uno de los objetivos principales de Graves, llegando a estar al borde de la muerte. Este es hecho el que en realidad desencadena todos los acontecimientos del arco, propiciando una actitud agresiva y descontrolada en Diana que desemboca en peleas internas en el grupo, que a su vez provocan la desconfianza de la gente tras ser retransmitidas en directo a todo el mundo.

Liga de la Justicia núm. 3: La Travesía del Villano

Pese a que ocurre mucho, pero en realidad no ocurre nada, al final del arco se producen dos hechos que macarán el devenir de la serie en un futuro inmediato, que son el abandono de la Liga por parte de Linterna Verde y el comienzo de una relación sentimental entre Superman y Wonder Woman (que incluso propiciará una serie regular propia compartida). Cabe decir que cualquiera de los dos hechos se meten con calzador de una forma muy forzada, sobre todo teniendo en cuenta el punto en el que estamos y cómo se ha llegado hasta él.

Ante tal flojera argumental, claramente inesperada, uno podría pensar que siempre nos quedará Jim Lee. Craso error. El mediático dibujante está aquí bastante lejos de sus mejores trabajos, con un estilo extraño para hoy en día (muy noventero) y con un nivel de confusión en trazo y composición muy impropio de otras obras que llevan su firma. Es verdad que en ocasiones vemos viñetas o páginas la mar de espectaculares, pero en otras es complicado seguir el hilo u obtener nitidez de la escena. El diseño de algunos personajes tampoco ayuda, y el sobrecargado coloreado desluce sobremanera el resultado final, dejando una ligera sensación de que podría haberse sacado más jugo de todo esto.

Y es que ese es el resumen final para el tomo. Todos esperamos mucho de la Liga de la Justicia, y todos esperamos mucho de Geoff Johns y Jim Lee, pero no estamos viendo plasmadas esas esperanzas en una serie que, de momento, apenas se eleva por encima de la media. Esperemos que, como en las obras que acaban siendo veneradas, la calidad vaya en ascenso a medida que avanzamos.