[Reseña] Batman/Houdini: El Taller del Diablo

cubierta_batman_houdini.indd

Siendo ECC Edciones, nada mejor para celebrar el 140º aniversario del ilusionista y escapista más famoso de todos los tiempos, Harry Houdini, que recuperando una historia creada hace más de 20 años dentro del sello Otros MundosBatman/Houdini: El Taller del Diablo.

Esta historia, escrita por Howard ChaykinJohn Francis Moore, trata con una de las versiones alternativas de Batman más adoradas por los fans, la de la época victoriana, para contar de la forma más gótica posible cómo fue el primer encuentro entre el Cruzado de la Capa y Houdini, dos personajes que en realidad guardan mucho en común. Y es que, en más de una ocasión, hemos visto o leído como Batman basaba parte de sus entrenamientos de ocultación, escapismo e ilusión en técnicas creadas por el propio Houdini.

El caso es que la trama que se nos presenta aquí es lamentablemente corta, pero muy bien desarrollada y tejida. Y digo lo de «lamentablemente» porque no hubiese estado de más que contase con algunas páginas más, tanto por extender su duración para disfrute del personal, como para dar un poco más de consistencia a unos cuantos puntos críticos del clímax. En este aspecto es especialmente destacable ese altibajo casi al final, cuando parece que todo va a terminar pero, aún así, continúa un desarrollo que nos lleva hacia el verdadero final, que curiosamente se resuelve demasiado rápido. Sí, un poco raro, pero también sorprendente.

Aunque Batman es protagonista principal de la historia, un Batman inexperto y novato por cierto, también se hace un recorrido por varios personajes habituales del Bat-verso y se incluye a personajes reales de la época. A pesar de esto, creo que se puede decir que gran parte del peso de la obra recae sobe los hombros de Houdini, un tipo irónico y gracioso que arriesga su vida en cada espectáculo, y que desconfía de la alta sociedad y la magia/ocultismo. Para él, todo tiene truco siempre, y en base a eso lleva un estilo de vida que casa a la perfección con su compañero de aventuras.

Pero si la curiosidad de ver compartir espacio en un cómic a estos dos personajes tan diferentes pero tan parecidos no resulta atrayente, sí debería serlo el dibujo de Mark Chiarello, que ha conseguido conformar una pequeña obra de arte que se adapta perfectamente a la temática y ambientación de esta oscura obra. Y todo eso lo consigue con un estilo tipo acuarela, no prestando casi atención a los fondos y/o escenarios, y centrándose en las expresiones, caras y lenguaje corporal, que pese al estilo de dibujo detalla con gran maestría.

Dicho esto, solo hace falta que recopiléis detalles para daros cuenta de que esta es una gran obra imprescindible en las estanterías de los fans del Caballero Oscuro. Gran historia, mejores dibujos y se hace corta, lo cual es un buen síntoma.