[Reseña] Garra: La Caída de los Búhos

cubierta_garra_caida_buhos.indd

Pues punto y final. Con Garra: La Caída de los Búhos, tercer tomo que incluye Talon Nº 12-17, ECC Ediciones nos brinda el desenlace de este gran arco argumental que, además, finiquita la serie en general.

La idea final con la que debemos quedarnos es con la formalización de un nuevo héroe en Gotham, Calvin Rose, una ex-Garra del Tribunal de los Búhos que además contará con un pequeño equipo de colaboradores salidos de la Liga de Asesinos, una base de operaciones, una fuente de financiación y, lo más importante, la bendición de Batman.

Pero antes de llegar a ese punto, el guionista James Tynion IV cierra como puede la trama abierta, que se divide hasta en cuatro puntos principales: el Carnicero, Sebastian Clark, el Tribunal de los Búhos y Bane/Liga de Asesinos.

Digamos que los temas del Carnicero, Sebastian Clark y Bane se liquidan a la vez, puesto que aunque se abrieron por separado, en este tomo deciden unir fuerzas los dos primeros para acabar con Rose, uno por su sed de sangre y el otro por eliminar a uno de sus obstáculos hacia la recuperación del control de la Corte de los Búhos. En cuanto al tercero, la cosa pasa sin pena ni gloria de fondo, haciendo referencia a lo que ocurrió en Santa Prisca, pero poco más.

Es aquí cuando comenzamos a darnos cuenta de que esto no es más que una forma forzada y obligada de dar carpetazo a una serie de la que la editorial se quiere deshacer más pronto que tarde. De hecho, se intercala una visita de Rose a un laboratorio de Ra’s al Ghul con el fin de encontrar un Pozo de Lázaro donde intentar revivir a nuestro protagonista. Un interludio entretenido pero intrascendente, y que si está ahí es claramente por un mero hecho de relleno.

El aspecto gráfico recae principalmente en manos de Emanuel Simeoni, aunque hacia el final también participa Jorge Lucas. Tanto monta que monta tanto, porque cualquiera de los dos pasan sin pena ni gloria con unos dibujos por veces mediocres, pero que en general se mantienen los suficientemente dignos como para no tener que echar pestes de forma airosa.

Al final, después de un comienzo prometedor, la serie llega a su final dejando una sensación agridulce de potencial desaprovechado, de lo que pudo ser y no fue. Este tomo cae en tus manos mientras imaginas un final por todo lo alto y una base para un futuro muy prometedor, cuando en realidad solo obtienes parte de lo segundo. Porque Garra volverá, eso seguro, pero veremos cuándo, cómo y dónde.