[Reseña] 7 Soldados de la Victoria Nº 1 y Nº 2

7 Soldados de la Victoria Nº 1

Como nunca te acostarás sin saber una cosa más, resultó que uno descubrió que los 7 Soldados de la Victoria no fue un grupo de nuevo cuño que se sacó Grant Morrison, como gran creador que es, de la manga. De hecho, los Soldados fueron el segundo gran grupo que apareció en DC Comics, siguiendo a la JSA, y como siempre ocurre en estos casos, hubo cambios en su formación.

Pero lo mejor de todo es que, lejos de ser una obra más, 7 Soldados de la Victoria es para muchos uno de los mejores trabajos de Morrison, lo cual sirvió como aliciente para que un servidor se centrase por fin en su lectura.

Lo que tenemos aquí es una recuperación desde sus cenizas que el propio Morrison tacha de casi fortuita. Su intención fue coger a héroes de segunda (o tercera, o cuarta) y renovarlos para echarlos a rodar en la época moderna, creando así una base ya establecida para que otros autores los pudieran usar y, por qué no, conseguir una serie regular. He ahí el motivo de que todo esto esté formado por siete miniseries protagonizadas por los distintos personajes, que finalmente se fueron entrelazando y relacionando sobre la marcha hasta formar un todo, pero por separado, no sé si me explico.

Gracias a esto, cobra aún más sentido que ECC Ediciones haya decidido recopilar todo el material en cuatro tomos ordenados cronológicamente, de los cuales aquí os hablaré de los dos primeros.

En el primer tomo, 7 Soldados de la Victoria Nº 1, tenemos 7 Soldiers of Victory Nº 0 USA, 7 Soldiers of Victory: Shining Knight Nº 1-2 USA, 7 Soldiers of Victory: Manhattan Guardian Nº 1-2 USA, 7 Soldiers of Victory: Zatanna Nº 1-2 USA y 7 Soldiers of Victory: Klarion, The Witchboy Nº 1 USA.

Comenzando por donde comienza el especial de introducción, ese número cero, digamos que la historia gira en torno a una raza un tanto maligna que arrasó con el mundo de Camelot (sí, el del Rey Arturo y compañía, aunque con algunos cambios) hace 10.000 años, y ahora pretende hacer lo mismo con el nuestro. Para evitarlo, los 7 Soldados de la Victoria deben dar el DO de pecho, pero son nuevos, no se conocen y no saben cuál es su destino.

Comienza así una introducción a cada uno de los personajes que formarán el grupo, desde sus orígenes (renovados para la ocasión) hasta el salto de cabeza directamente a la trama que nos ocupa. Eso es lo que nos cuenta este tomo, presentaciones y puestas en escena que allanan el camino para lo que será la intervención inevitable de cada uno de los héroes en el devenir de la historia.

En esta primera oleada tenemos a Zatanna, que en realidad ya la conocemos, de ahí que Morrison solo pase por su origen de puntillas. En el resto sí que ahonda, y no son otros que el Caballero Brillante, un caballero venido directamente de Camelot, el Guardián de Manhattan, una mezcla entre héroe y periodista, y Klarion, un niño brujo perteneciente a una raza que vive bajo tierra. Más allá de sus orígenes, todos muy diferentes y presentados en miniseries que abordan géneros completamente diferentes, las últimas páginas nos sirven para ver por dónde irán los tiros. Vemos cómo estos primeros héroes empiezan a ser conscientes de lo que hay, vemos lazos con el pasado, vemos pistas para el futuro y vemos uno de los aspectos más destacados de la obra en general, que son esos detalles que se cruzan de una miniserie a otra para tejer una tela común.

Para mantener la diferenciación, cada miniserie ha contado con un dibujante distinto, cada uno con su estilo, todos ellos muy adecuados a la historia y el género que se están narrando. Cabe destacar sobre lo demás, dentro de un nivel bastante alto, el trabajo de Simone Bianchi y su Camelot, así como el de J.H. Williams III en el especial de introducción. También me han gustado particularmente los dibujos de Frazer Irving en la miniserie de Klarion, siendo los de Cameron Stewart y Ryan Sook más discretos en las miniseries de Guardián y Zatanna, respectivamente.

Por su parte, 7 Soldados de la Victoria Nº 2 incluye en su interior 7 Soldiers: Klarion, The Witchboy Nº 2-3 USA,7 Soldiers of Victory: Shining Knight Nº 3-4 USA, 7 Soldiers of Victory: Manhattan Guardian Nº 3-4 USA y 7 Soldiers of Victory: Zatanna Nº 3 USA.

Como podéis ver, este tomo cierra las miniseries del Caballero Brillante y el Guardián, dejando las de Klarion y Zatanna a falta de un número que veremos en el próximo tomo. Teniendo esto en cuenta, el tomo es totalmente continuista con respecto al primero, y si no fuese por el tamaño que supondría, podría haberse recopilado todo sin problema en un único tomo. De hecho, el que escribe se leyó los dos tomos del tirón, no llegando a notar el salto nada más que en el cambio de libro por libro, y asistiendo de forma inmediata a la unión de una buena serie de cabos sueltos.

Para cerrar esta reseña, y pasando a un ámbito general, he de decir, pese a las pedradas que me puedan caer, que no he visto por ninguna parte la genialidad de la que todos hablan. Entiéndase bien, porque aún reconociendo la ardua tarea de crear semejante escenario en el que encajar de forma independiente varias pequeñas historias, que a su vez se entrelazan de una forma magistral con elementos trascendentes, no me ha acabado de calar. Bien es cierto que queda la mitad por leer, y muchas veces no ves lo bueno hasta que se termina del todo. Bien es cierto también que me he sentido un poco perdido en la narrativa inicial, así que, como siempre, cedo un voto de confianza ante la llegada de los números venideros.