[Reseña] Batman/Superman: Leyendas de los Mejores del Mundo

Batman/Superman: Leyendas de los Mejores del Mundo

Si uno de los grandes, en este caso el guionista Walter Simonson, decide que quiere trabajar con Batman y Superman en un mismo cómic, ¿cómo negarse? Así nace este Batman/Superman: Leyendas de los Mejores del Mundo, que nos brinda ECC Ediciones a partir de la obra original Legends of the World’s Finest.

Este cómic, que podemos catalogar como un Otros Mundos, cuenta con una curiosa y original historia protagonizada por Batman y Superman que no podría haber salido de otro que no fuese Simonson. Alejándose de la fuerza bruta de Superman y el sigilo/investigación de Batman, el guionista nos adentra en una historia de magia, demonios y maldiciones que llevará a nuestros héroes a luchar a las mismísimas entrañas del infierno.

La trama gira en torno al regreso de Tulio el Condenado, que apoyado por Silver Banshee, buscan engañar a Superman para que este les ayude a derrotar a la diablesa Blaze. Digo «engañar» porque, como siempre ocurre en estos casos donde se ven involucrados seres del inframundo, no todo es lo que parece ni es oro todo lo que reluce.

A partir de aquí, veremos como todo este embrollo empieza a afectar tanto a Superman como a Batman, cuyos orígenes se entremezclan en sus sueños hasta el punto de confundirlos con la realidad, y cuya actitud cambia hacia lo contrario de lo que estamos acostumbrados. Así, el Hombre de Acero sueña haber asistido al asesinato de sus padres cuando era pequeño, y vemos como cada vez se va volviendo más violento y agresivo. Por su parte, el Caballero Oscuro cree haber sido salvado por sus padres y enviado a la Tierra desde un planeta en destrucción, además de tener un cambio de actitud que le lleva a ser mucho más blando y descuidado en su día a día de vigilante.

A partir de aquí, destripar la trama sería un error por mi parte, pero también hay que decir que la originalidad y la sorpresa en la base brillan por su ausencia, por lo que ya os podéis imaginar por dónde van los tiros. Aún así, hay que decir que todo concluye con una batalla de lo más épica, donde demonios, diablos, héroes y villanos se enfrentan a tres bandas hasta el final, incluyendo una pelea de lo más fantástica (en el sentido relativo a la fantasía) entre Superman y Batman. Con esto, queda de manifiesto, una vez más, el gusto de Simonson por este género.

El apartado artístico de la obra corre a cargo del dibujante Daniel Brereton, que sin comerlo ni beberlo, pero seguro que con mucho esfuerzo, ha sido el autor del mejor aspecto del cómic. Sus dibujos, de un estilo pseudo-realista que a veces parece coloreado con lápices y otras con acuarelas, se adaptan perfectamente al tono y a la ambientación de la historia, y destacan por su espectacularidad a la hora de presentar los momentos de acción.

Si tenemos en cuenta que ECC Ediciones sigue su línea de incluir páginas extra con comentarios, introducciones de los autores, bocetos y diseños, el tomo se convierte en algo bastante llamativo para incorporar a nuestra biblioteca. No es una obra imprescindible, pero sí curiosa y entretenida, y desde luego sus dibujos merecen, cuanto menos, un vistazo con detalle.