[Reseña] Grandes Autores de Batman: Jeph Loeb y Jim Lee – Silencio

Grandes Autores de Batman: Jeph Loeb y Jim Lee - Silencio

Cuando se juntan dos de los grandes tenemos, por definición, un gran resultado. No siempre ocurre, porque hay excepciones, pero en el caso de este clásico que nos ocupa, Silencio (Hush), estamos ante una de las historias más destacadas de la década pasada en la serie regular de Batman.

El arco en cuestión se publicó durante la etapa del guionista Jeph Loeb y el dibujante Jim Lee al frente de la serie regular principal del Cruzado de la Capa, que se alargó todo un año con grandes críticas positivas. Ahora, ECC Ediciones reedita Silencio en el tomo Grandes Autores de Batman: Jeph Loeb y Jim Lee – Silencio, presentado en formato Cartoné y con un total de 312 páginas.

Silencio fue una historia alabada por algo, y ese algo es que supo construir una trama que no solo mantiene en vilo al lector hasta el final, sino que además se hace involucrando a un enorme número de enemigos y aliados del Caballero Oscuro.

Así por lo pronto, vemos como varios de los villanos más destacados de Gotham comienzan a cometer actos delictivos a gran escala, muchas veces incluso fuera de su alcance habitual, y siempre enfocados a causar el máximo daño posible con tal de llamar la atención de Batman. Este extraño comportamiento lleva a la sospecha de que puede haber alguien detrás orquestando todo. Y así es, aparece Silencio, un tipo cuya identidad y cuyas motivaciones son absolutamente desconocidas.

La gran cantidad de villanos a los que se enfrenta nuestro héroe no da lugar a un desarrollo de las motivaciones o situaciones de cada uno de ellos, y esto se transforma en un baile de idas y venidas a diferentes escenarios con diferentes protagonistas. Lo mismo estamos en las calles de Gotham, como nos adentramos en el Asilo Arkham o viajamos a Metrópolis, con pelea contra Superman incluida.

Al final, se trata de un mero desfile dirigido por Silencio para confundir, entretener y agotar a un Batman que durante gran parte de la obra se encuentra más perdido que un pulpo en un garage. Y eso es porque le parece extraño que todos ataquen a la vez, de forma tan perfecta e incluso metódicamente poco habitual, sospechando que puede haber algo detrás pero sin tener una mísera pista de por dónde tirar.

Pero no solo de villanos vive la obra. Batman se ve rodeado en todo momento de aquellos a los que quiere y que le apoyan. Al siempre servicial Alfred se unen el Robin actual y Nightwing, Jim Gordon y Oráculo, y también una Catwoman con la que Batman comienza una relación que va más allá de una mera aventura. De hecho, el héroe le llega a desvelar todos sus secretos a Selina, incluyendo su identidad o el emplazamiento de la Batcueva, por ejemplo. Esta nueva relación ayuda a crear un drama que, lógicamente, será explotado por Silencio a la primera de cambio, pero no será el único.

El uso de seres queridos en Silencio no se reduce solo al presente, sino que Loeb también tira del pasado. A lo largo de la historia somos testigos de múltiples flashbacks que recuerdan hechos tormentosos de la vida de Batman, como el asesinato de sus padres en el Callejón del Crimen, el asesinato de Robin a manos del Joker o el disparo que dejó inválida a Barbara Gordon. Pero es lo de Robin lo que juega el papel más importante, porque al final, se trata del hecho que más ha marcado la vida de Batman como tal, y Silencio se aprovecha de ello sobremanera.

Aparte de los que ya conocemos, también se presenta algún que otro personaje nuevo, destacando el que ha sido un amigo de Bruce Wayne desde la infancia, Thomas Elliot, el cual juega un importante papel en la historia tanto en los flashbacks como en la actualidad.

En cuanto al dibujo, hablamos de Jim Lee, así que hablamos de calidad y espectacularidad. Además, estamos ante una obra que es el marco perfecto para el lucimiento del dibujante, ya que desfila por sus páginas una completa galería de personajes del universo del Muerciélago, los cuales quedan todos y cada uno retratados de una forma simplemente magistral. Sin embargo, un diseño pseudo-perfecto de los personajes no hace que Lee deje de lado los escenarios y los fondos, dotándolos de gran detalle y creando unas viñetas que en su conjunto hacen las delicias del lector. Mención especial para los momentos de flashbacks, con un cambio de estilo, entintado y color que sirven para dar esa sensación de lejanía que nos mete aún mas en la historia.

Silencio es, guste más o menos, una de las obras clave de los últimos años en el mundo de Batman. No en vano, sirvió de base para el regreso de Jason Todd y el nacimiento de Capucha Roja, y forma parte del catálogo de un Jim Lee que, para nuestra desgracia, ya no participa tanto en el mundo del cómic como dibujante.