[Reseña] Astro City: Confesión

Astro City: Confesión

ECC Ediciones continúa recuperando material de la enorme Astro City, trayéndonos ahora Astro City: Confesión, donde se recopilan los números 1/2 y del 4 al 9 del segundo volumen original.

El tomo está centrado, salvo por la última historia corta, en el primer Confesor, uno de los personajes más atractivos pero más desconocidos de este universo. Nadie puede negar el paralelismo de este personaje con Batman, porque es obvio. Confesor es un tipo de negro, capa y capucha; es un grandísimo detective, lucha contra el crimen siguiendo un estricto código ético y moral; y es más oscuro que la propia oscuridad.

Como viene siendo habitual, el guionista Kurt Busiek desarrolla la historia teniendo como punto central a aquel que no es el héroe, aunque a posterior este se implique hasta la médula. Partimos pues de un chaval que huye de su pueblo para asentarse en la gran ciudad de Astro City. Allí, de rebote, acaba en un club de héroes donde cierto suceso le lleva a ser reclutado por el mismísimo Confesor. Con entrenamiento y dedicación, este chico se transforma en Monaguillo, un compañero de aventuras que vuelve a traer ecos de Batman, y ahora también de Robin.

Desde el mismo punto en el que comienza la historia, todo se enfoca como si el propio chaval nos la estuviese contando, por lo que llegamos a conocer sus pensamientos, sus inquietudes, sus temores, sus alegrías y sus intenciones. Y es que, para Busiek, este ha sido el hilo de la historia de principio a fin, enlazando la infancia y el motivo de viaje al a gran ciudad, con el drástico final y en lo que se convertirá en el futuro.

En medio, una oleada de asesinatos en Shadow Hill lleva a generar una creciente indignación contra los superhéroes por no hacer nada al respecto, una indignación que acaba creciendo hasta límites insospechados, llegando a generar un mandato del alcalde que empieza siendo una creación de un acta de control y acaba convirtiéndose en una caza de brujas. Por si el paralelismo con Batman y Robin no fuese suficiente, esta persecución de héroes recuerda sobremanera a los mutantes de Marvel, que llevan siendo temidos y perseguidos desde su concepción, y en ella participa A.G.U.I.L.A., una clara referencia a S.H.I.E.L.D. (también de Marvel). Eso sin contar los ecos del evento marvelita Invasión Secreta, pero tampoco os voy a revelar demasiado para no estropear la lectura.

El desarrollo de los acontecimientos nos va sirviendo para ver cómo de fina es la línea entre la admiración y el odio, generado por el miedo, demostrando lo que ya dice el Confesor en estas páginas, y que viene a ser algo como que las dos caras siempre están presentes aunque no lo parezca. Además, también se va incrustando en la historia la narración del origen de este superhéroe, con sorpresas incluidas.

Al final, nos encontramos ante otro ejemplo perfecto de cómo contar una historia de superhéroes yendo más allá, levantando las piedras y, sobre todo, no centrándose exclusivamente en los superhéroes como tales. Busiek es capaz de elaborar una historia de principio a fin que está llena de intriga, giros inesperados (unos más que otros) y llena de sub-géneros que van desde el terror hasta la ciencia ficción, usando a unos personajes que tienen una base clara en otros ya existentes, pero dotándolos de una personalidad propia tan fuerte que en seguida te olvidas de cualquier comparación.

Y es que la base de esta serie no es precisamente la originalidad de sus personajes o de sus historias, que para muchos roza el plagio, sino la forma de contarnos sus aventuras, algo que se aleja totalmente de todo lo visto hasta ahora. Un nuevo y clarísimo ejemplo es la historia que cierra el tomo, que parte de un hecho monumental relacionado con los superhéroes, pero que se centra en las consecuencias que ha tenido en un ciudadano anónimo.

Teniendo en cuenta todo esto, más los extras incluidos, este tomo se convierte en una obra imprescindible para todo fan de los cómics, haciendo que no hagamos otra cosa más que desear que llegue el siguiente volumen.