[Reseña] Arrowsmith

Últimamente es leer cualquier cosa de Kurt Busiek y quedar más satisfecho que después de una buena comilona en un gran restaurante. Lo mismo me ha ocurrido con Arrowsmith, un tomo de ECC Ediciones que recoge la miniserie original de seis números Arrowsmith: So Smart in Their Fine Uniforms, que además cuenta con dibujos de nuestro Carlos Pacheco para redondear.

Aunque la publicación original de esta obra se produjo entre 2003 y 2004, un servidor, como suele ocurrir, no ha echado mano a la misma hasta estos días, cosas de Espacio DC. El caso es que, a pesar de su afán de re-editar material en grandes cantidades, si ECC lo pone de nuevo en la calle por algo será.

La base de esta historia recupera algo que ya hemos visto muchas veces en el mundo del cine y la literatura. Un joven de un pueblo perdido de Estados Unidos ansía llegar a cotas más altas, y para ello se alista en un ejército que se embarca de cabeza al seno de una Guerra Mundial. Sin embargo, el giro que proporciona Busiek a todo esto es la ambientación, presentando un mundo similar al nuestro pero embebido en una atmósfera fantástica de espada y brujería, donde la magia es la gran protagonista.

En este mundo los países en guerra tienen nombres diferentes, el Cuerpo Aéreo está formado por personas con pequeños dragones que utilizan hechizos para volar; existen gran cantidad de criaturas diferentes extraídas de diferentes mitologías; el campo de batalla está lleno de auténticos mitos como zombis, vampiros u hombres lobo; y los que realmente dirigen la guerra son los grandes magos creadores de hechizos. Todo esto, y mucho más, nos proporciona un escenario de lo más original que se mezcla con elementos clásicos del género bélico. De este modo, también tenemos la lucha de rangos, las envidias entre soldados, las alcohólicas celebraciones post-batallas, la admiración hacia los superiores, el amor o la culpabilidad por las muertes provocadas en el campo de batalla.

Pero bajando un poco más a bajo nivel, puedo decir que Arrowsmith es una historia que gira principalmente en torno a dos cosas. La primera es esa que comenté anteriormente del típico chico de pueblo que ansía cumplir sus sueños de llegar a ser alguien en la vida. Este joven se alista y pasa por todo tipo de fases que van de menos a más, desde la torpeza y la impotencia hasta la consagración, pasando por un periodo de maduración que le hace ir mejorando como soldado y ganándose poco a poco la confianza de compañeros y superiores. La segunda es la brutalidad de la guerra, algo que ya conocemos sobradamente, pero que Busiek se encarga de destacar a base de actos horrendos que, o bien son narrados por personajes secundarios según sus propias experiencias, o bien son vistos in situ. Al final, todo desemboca en un acto horrible que es ignorado por las altas instancias, poniéndose de manifiesto la poca importancia que estas dan al conflicto más allá de sus propios beneficios.

Los dibujos de Pacheco son simplemente magistrales. En más de una reseña previa, hace años, llegué a leer que este era el mejor trabajo del dibujante español hasta la fecha, y si bien desde entonces se ha ido consagrando cada vez más con trabajos memorables, es imposible negar que lo que Pacheco hace aquí es de un gran nivel. Además, es también innegable que la simbiosis con Busiek es total, y eso es algo que, cuando se produce, se nota sobremanera en el resultado final.

Sin ni siquiera durarlo un momento, Arrowsmith es una lectura total y absolutamente recomendada que, si bien nos aleja del género de los superhéroes, nos mete de lleno en un emocionante mundo en guerra lleno de fantasía, pero también de crudeza y humanidad.