[Reseña] Sleeper Nº 2 y Nº 3

Sleeper Nº 3

Con estos dos números de la edición de Sleeper de ECC Ediciones, ponemos punto y final a la primera temporada de la serie escrita por Ed Brubaker y dibujada por Sean Phillips, y nos adentramos de lleno en la segunda y última temporada. Con esto, nos quedamos a tan solo un tomo de finalizar la que, a estas alturas, un servidor ya considera una de las mejores obras de espionaje del mundo del cómic.

Holden Carver continúa infiltrado en la organización de Tao, aunque cada vez más envuelto en un ambiente de no retorno. Su relación con Miss Missery, de la que incluso ya se habla de amor pese a lo peculiar que resulta, y el hecho de contar con total confianza de Tao, hacen que Carver asuma que este va a ser su lugar definitivo.

Sin embargo, el segundo tomo rompe con todo lo visto hasta ahora para arrojar una luz al final del túnel. Repentinamente, Carver recibe una llamada hacia una salida que le permitiría dejar su misión como infiltrado y quedar libre sin cargos con una nueva identidad. Pero la tarea no es fácil, y nuestro protagonista debe indagar para ver qué hay de cierto en esta oportunidad aparente, mientras intenta no levantar sospechas en Tao. Es precisamente esto el punto fuerte de un guión que pone de manifiesto la dualidad moral de Carver. El protagonista de la historia quiere abandonar esa vida, pero tampoco está del todo convencido de que sea la mejor opción. En estas páginas vemos sus dudas, su permanente estado de alerta y sus contradicciones, algo que se ve incrementado por la revelación aparente de que a lo mejor los buenos no son tan buenos, ni los malos tan malos.

El salto al tercer tomo, como buen salto a otra temporada de una serie de televisión, viene directamente de un importante cliffhanger y pasa de acción y frenesí a un estado de falsa calma que, de nuevo se irá desestabilizando de forma paulatina hasta alcanzar el punto álgido. El título del tomo lo dice todo, Una Línea Borrosa, y es que esa línea que separa al bien del mal, a la organización de Tao y Operaciones Internas, ya no está tan clara como al principio. Carver tiene una posibilidad real de salida de todo este embrollo, pero para ello debe confiar en la persona menos fiable que conoce, una persona que ya le engañó en el pasado y de la que sospecha que le puede estar utilizando. Lo mismo ocurre con Tao, que aunque se muestra como alguien mucho más comprensivo (ya conoce la verdadera identidad de Carver), siempre parece tener un interés oculto detrás que nadie sabe a dónde te puede llevar. Como añadido, por fin descubrimos de dónde vienen los «poderes» de Carver, uno de los detalles de los que no habíamos sabido nada hasta ahora.

El caso es que, entre idas y venidas continuas, muy bien hiladas eso sí, Brubaker nos deja con la miel en los labios de cara al que será el desenlace final, casi como si hubiese planeado estos seis números del tercer tomo como un mero puente hacia la conclusión.

El dibujo de Phillips, obviamente, sigue en la línea del primer tomo. Su estilo encaja con este tipo de historia, a la que además aplica una ambientación muy noir cargada de sombras y claroscuros. Todo con un nivel de detalle bastante algo y con una presentación que te sumerge aún más en la historia.

En definitiva, Sleeper pasa por tus manos como una gran historia, de las mejores del género, certificando que Brubaker es un gran dominador del mismo. Solo cabe esperar con ansia la llegada de la conclusión (para el que no la haya leído), y comprobar si la calidad se mantiene por igual desde el comienzo hasta el final.