Featurette de la 4ª temporada de Arrow centrada en sus villanos

Durante el transcurso de la cuarta temporada de la serie de televisión Arrow, Oliver Queen se las tuvo que ver con dos poderosos villanos con habilidades y poderes sobrenaturales: Damien Darhk y Vandal Savage.

El actor que dio vida a Darhk, Neal McDonoughn, revela un poco más sobre su personaje, una persona a la que ve similar a Oliver en muchos aspectos.

Cuando me ofrecieron interpretar a Damien Darhk, no había una historia completa del personaje. Trabajamos sobre ideas diferentes de quién era. Intentamos hacerle como un loco divertido tipo el Lex Luthor de Gene Hackman, no solo oscuro, oscuro, oscuro. De hecho, Damien admira realmente a Arrow. Es el único adversario que tengo en el mundo, un verdadero adversario, y ni siquiera tiene mis poderes. ¿Cómo lo sigue haciendo? Bueno, son puros buenos deseos que tiene, y Damien estoy seguro que en cierto punto fue igual que Oliver, que tenía buenas intenciones, y algo pasó que cambió su vida. Ya sabes, si fuera otra vida estos tipos serían hermanos. Solo cuando piensas en lo que ha hecho Damien se vuelve más y más fuerte.

Pero si Darhk es formidable, Savage va mucho más allá al ser inmortal. El Co-Editor Jefe de DC Entertainment Dan DiDio habla sobre por qué Vandal Savage es tan mortífero.

Así que sus mayores fortalezas son el tiempo, la planificación, el conocimiento, la sabiduría y todo lo que solo se puede acumular experimentando esas cosas de primera mano, y aplicándolo a cualquier cosa que planees de aquí en adelante. Si en teorías él fue el primer hombre, quiere ser el último hombre que quede en pie, y trabaja para abrirse camino a través del tiempo para alcanzar esa meta.

La productora ejecutiva Wendy Mericle resalta lo poderosos que son estos dos hombres, y obviamente el Equipo Arrow no sale bien parado.

En las anteriores temporadas de Arrow, Oliver se enfrentado ciertamente a algunos enemigos formidables, pero enfrentarse a Vandal Savage o enfrentarse a Damien Darhk, tienen esos poderes y capacidades contra las que nunca se han enfrentado antes, y hay un signo de interrogación sobre cómo o qué va a ocurrir.