Batwoman: Actores y equipo apoyan al estudio frente a Ruby Rose

Las graves acusaciones vertidas por Ruby Rose sobre los abusos en el lugar de trabajo durante la primera temporada de Batwoman, que le llevaron a abandonar la serie, siguen trayendo cola. Ayer Warner Bros. emitió un comunicado defendiéndose y acusando a Rose de ser ella la culpable, revelando que el estudio se vio obligado a despedirla por las numerosas quejas hacia la actriz.

Ahora, para sorpresa de muchos, son varios los actores y miembros del equipo de producción que se han posicionado del lado del estudio, diciendo que lo dicho por la actriz es mentira y, en algún caso, acusándola de dictadora.

Para empezar, Dougray Scott respondió en The Wrap a las acusaciones de Ruby Rose de abusos contra mujeres en el set.

Como ha afirmado Warner Bros. Television, decidieron no ejercer la opción de contar con Ruby para la segunda temporada de Batwoman basándose en múltiples quejas sobre su comportamiento en el lugar de trabajo. Rechazo total y absolutamente las difamaciones y afirmaciones dañinas hechas contra mí por ella. Son completamente inventadas y nunca ocurrieron.

Otro compañero de reparto, Camrus Johnson, afirmó lo siguiente en Twitter:

Bat-familia, ya sabéis, no podría pasar el día entero sin decir nada. Os quiero a todos, no creo que haya visto todo el amor hoy. Pero sí familia, fue despedida. Y es MUY difícil que te despidan cuando eres el protagonista. Imaginad lo que tienes que hacer para que eso ocurra.

Desde que se afirmó que se había ido el año pasado estoy seguro de que algunos de vosotros podríais haberos sentido confusos o enfadados, e incluso más aún por los montones de mentiras que se han dicho hoy. Solo sé que tenemos muchas grandes almas trabajando en esta serie y nada de esto lo cambia. De arriba a abajo.

Finalmente, Alexander J. Baxter, CEO y fundador de Constellate Films, que trabajó en la primera temporada de la serie como miembro del equipo de producción, publicó lo siguiente en referencia a su trabajo con Rose:

Cuando entré por primera vez en la industria, tuve la suerte de estar en ciertas series como Supergirl, Sabrina y algunas de aquí, pero lo más destacado de mi entrada fue la primera temporada de Batwoman. Yo era actor, aspiraba a saber más sobre la industria del cine, y cuando surgió el trabajo estaba tan emocionado, siendo un fan de DC y un gran fan de Warner Bros., que aproveché la oportunidad.

Mi filosofía era que podía aprender todo lo que pudiera en el set y luego hacer mis propias películas. Poco sabía yo del infierno que me esperaba en esos sets. La compañía de producción fue profesional, acertada y en todos los sentidos fantástica. El equipo fue encantador, trabajador y dedicado en innumerables sesiones nocturnas, parecía ser una experiencia increíble en ciernes. Luego vino Ruby Rose. Desde el primer día, donde su supuesta lesión le impedía hacer el 60% de su trabajo, comenzó su primer día en la serie sin reconocer a un solo miembro del equipo a este lado de la línea. Y a medida que pasaban los días, los sábados de 18 horas para algunos de nosotros y el equipo, las cosas empeoraron. Llegaba tarde la mayoría de los días, no se memorizaba sus frases y cada vez que interactuaba con alguien de este lado de la línea, un asistente de producción, el equipo de efectos, iluminación, era como si estuviéramos debajo de sus botas. Salía del set, le gritaba a la gente y cada vez que interactuaba con alguno de los asistentes de producción, nos ignoraba como a la basura que recogíamos. Un día en el estudio pasamos toda la mañana preparando su habitación solicitada (seis calentadores, porque estaba acostumbrada al clima cálido de Australia y su mesa de bocadillos), solo para que ella apareciera, se riera, se alejara y dijera que estaba bien. Lo atribuimos a otro ‘Ruby solo está dando órdenes por el mero hecho de dar órdenes’ y seguimos adelante. Entonces, un día estaba sosteniéndole una puerta, después de haber trabajado más de 15 horas en ese momento de clima gélido, y entró ondeando por la puerta que yo acababa de abrir y derramó su comida. La miró, luego me miró a mí y dijo, ‘¿Y bien?’, y luego se fue furiosa y me dejó limpiando su desorden. Eso es lo que se siente trabajando debajo de Ruby: limpiar su desorden. Nunca nos agradeció nada, solo hizo demandas que nos dejaron a todos agotados emocional y físicamente.

Era una dictadora para la que trabajar y, habiendo sido nada más que una asistente de producción ansioso por ingresar en la industria, me hizo considerar renunciar. Si esta era la industria en la que me iba a meter, tenía seguro que no iba a trabajar para verdaderos tiranos. Viviendo en el centro de la ciudad, conocí a una de sus amigas cercanas en una aplicación de citas y compartió conmigo historias de ellas festejando y drogándose con todo tipo de drogas, y curiosamente los días en los que ella aparecía 8 horas tarde eran los días de los que ella hablaba. No le importaba cuánto tiempo la esperáramos y nos asegurásemos de que todo estuviera perfecto y listo, solo se preocupaba por su estilo de vida personal de fiesta.

Trabajamos innumerables días, siempre haciendo horas extras porque ella llegaba tarde o no estaba fuera de la agenda, o por alguna otra razón relacionada con que ella no quería estar allí. Desde el momento en que comenzamos la serie, hizo que cada nueva persona que se acercaba se sintiera incómoda y sin apoyo. Era una estrella horrible e hizo que muchos de nosotros sintiéramos que estábamos ayudando a hacer una serie para una dictadora.

Los cineastas, sin importar la posición que ocupen en el plató de una película, merecen ser tratados con respeto. Así es como me enseñaron mientras crecía y en la escuela de cine, y cuando leí su artículo que decía que la producción era culpable, me enfureció porque después de haber estado allí, no quiero quedarme al margen y dejar que hable mal de una empresa que ella ha intentado joder. No importa lo malo que sea tu día, no tienes derecho a ser cruel. Y la temporada 1 fue su reinado de crueldad.